En una imagen poco común en la Selección Mexicana, Raúl Jiménez observa desde la grada el partido entre México y Gales, durante la primera fecha FIFA de 2021.

En 2020, de cinco partidos a los que fue convocado, jugó el 89% de los minutos, mientras que en el ultimo compromiso, celebrado este 27 de marzo, la fractura de cráneo que sufrió el pasado noviembre lo ha dejado fuera del campo. Aún así, su presencia es importante en la concentración del Tricolor, señaló Gerardo Martino, director técnico del combinado nacional.

Durante la fecha FIFA, Jiménez viajó a Gales para prepararse a la par de sus compañeros, y aunque está exento de todo trabajo que implique contacto físico, para Martino era necesario que el centro delantero participara y observara la forma de juego del equipo y los objetivos que persiguen durante los entrenamientos.

"En este momento era más importante lo que nosotros le podíamos ofrecer a Raúl que lo que él podía ofrecernos a nosotros. En este caso, con tanto tiempo de ausencia, era importante que él se sintiera partícipe del grupo, que no se mantenga alejado, que pueda participar en los entrenamientos, porque ha hecho cada uno de los entrenamientos que no han tenido contacto físico; que esté en una concentración, que escuche a sus compañeros, que no se aleje de todo lo que significa la selección porque en corto tiempo lo volveremos a tener con nosotros”, respondió Martino a El Economista.

Dentro de la cancha, Raúl ofrece jerarquía y, además de aportar con goles y asistencias (tres y dos, respectivamente, en sus últimos cuatro partidos con la selección), su presencia ayuda a desahogar el juego demandando la atención de los marcadores centrales cuando Jesús Corona e Hirving Lozano juegan por los extremos.

“Pero creo que en este momento era más ofrecerle calidez, sentirse parte, que no se aleje. Llevábamos mucho tiempo (sin él) e íbamos a tener mucho más sin tenerlo si no venía a esta concentración. Entendimos que le iba a hacer muy bien”.

Su trabajo con la selección se limitó a todo aquel entrenamiento que no involucrara contacto físico, en esos casos, Raúl era apartado para trabajar con un miembro del cuerpo técnico.

El Wolverhampton, su equipo en la Premier League, está marcando la pauta en su regreso, lo que también marcará su retorno al juego con la selección nacional. Por ahora, Martino guió los entrenamientos bajo los protocolos establecidos por el cuerpo médico del club.

”En tanto Raúl no tenga la posibilidad de volver al campo durante este año futbolístico, hablo de las próximas 10 fechas, que es lo que falta del futbol inglés, seguramente las posibilidades ya estarían un poco más complicadas.

También es cierto pensar que hay menos tiempo a lo que sería el final four (de la Liga de Naciones de Concacaf, en junio) y los partidos amistosos de finales de marzo y principios de junio, y hay mucho más tiempo a lo que serían, eventualmente, unos Juegos Olímpicos y una Copa Oro; a lo mejor para esas fechas tengamos más posibilidades. Pero está todo centrado en lo que pueda suceder en su equipo en los próximos 50 días”.

Cabe resaltar que Raúl Jiménez no viajó con el equipo a Austria para enfrentar el próximo martes a Costa Rica, sino que regresó a Inglaterra tras una semana de trabajo con la Selección Mexicana.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx