La NFL por primera vez prohibió el uso de ciertos cascos por ser peligrosos para los jugadores.

La liga notificó de la medida a los 32 equipos la liga, con el fin de que los jugadores dejen de usar 10 variedades de cascos.

Algunos, particularmente los de Rawlings, ya no se fabrican y no cuentan con el respaldo de la compañía. Se descubrió que otros eran inferiores a muchos de los 34 cascos examinados por la NFL y el sindicato de jugadores.

Anteriormente, los jugadores de la NFL podían elegir cualquier casco, siempre que pasara los estándares de certificación. Seis de los cascos de calidad inferior están prohibidos de inmediato, mientras que los otros cuatro pueden ser usados por jugadores que los usaron en el 2017, pero no por nuevos jugadores.

Los 10 cascos pertenecen a la marca Impulso Rawling e Impulso+Quantum, Tachyon, SG Varsity, SG 2.0, Schutt Vengeance Z10 (modelo 204100), Air XP (modelo 789002), Air XP Pro (modelo 789102) y Riddell VSR-4 (modelo R41133). Cerca de 200 jugadores usaron esos cascos la temporada pasada.

“En los últimos años, hemos visto algunos cambios dinámicos en la industria del casco, tanto de los nuevos innovadores como de los nuevos cascos y modelos de las empresas predominantes”, dijo Jeff Miller, vicepresidente senior de políticas de salud y seguridad de la NFL.

“Hay una cantidad de cascos para que los jugadores se muevan, desde aquellos que clasifican mal en el rendimiento hasta aquellos en el ranking más alto”, explicó.

“El objetivo de continuar con la clasificación de cascos y la decisión conjunta con la asociación de jugadores de prohibirlo es aumentar ese movimiento hacia cascos de mejor rendimiento. Nos sentimos alentados por el hecho de que éste es un paso importante para mejorar la seguridad de los jugadores”, dijo.

Una encuesta de jugadores reveló que, al menos, 98% utilizó uno o más de los 34 modelos de cascos probados. Los datos también mostraron que las conmociones cerebrales aumentaron en la NFL, en el 2017, a 291.

Las pruebas de laboratorio mostraron que los modelos VICIS Zero 1 del 2017 y del 2018 califican mejor para la seguridad del jugador. Un cuadro que especifica la clasificación de arriba a abajo para los 34 cascos se publica en las instalaciones de entrenamiento de cada equipo.

“Hemos comenzado a ver que, en los últimos años, los jugadores pasan de los cascos que se clasifican en las áreas de bajo rendimiento a los que están más cerca de los cascos de mayor rendimiento”, explicó Miller.

El 2018 Zero 1 fue el único modelo de casco nuevo probado este año.

Miller y el Dr Jeffrey Crandall, presidente del comité de ingeniería de la NFL, mencionaron el desarrollo potencial de los cascos diseñados para puestos específicos. Advirtieron que tal avance está a años de distancia.

“Lo que hemos hecho es que ahora tenemos tres años de revisión de videos y analizamos más de 350 conmociones cerebrales”, dijo Crandall. “Estamos empezando a ver tendencias en los datos. Pasarán unos años más, para recopilar suficiente información y buscar cascos específicos de la posición”.