Es un hecho: México cumplirá dos años sin recibir a la NBA y con ello alcanzará una pérdida de derrama económica estimada en 570 millones de pesos, que fue lo que generó en sus visitas entre 2018 y 2019, de acuerdo con Forbes. Las estrellas del basquetbol habían estado presentes en suelo mexicano desde 2014 (excepto 2016) en 10 encuentro disputados en la Arena Ciudad de México.

Raúl Zárraga, gerente general de NBA México, explica a El Economista que por ahora no existe un contrato para que la liga vuelva al país y que las pláticas se retomarán para un potencial regreso en la temporada 2022-23 o hasta la 2023-24. Si es hasta 2023, la pérdida estimada subiría a 855 millones de pesos.

Esta temporada es 100% seguro que no hay juego en México, ya es un hecho. Tal vez para la temporada 2022-23, pero repito, no hay nada que anunciar aún, solo seguimos comprometidos con la idea”, aclara Zárraga.

El año con mejores dividendos fue 2017, pues entre el 12 de enero y 9 de diciembre de ese año se disputaron cuatro partidos en la Ciudad de México, en tanto que en 2018 y 2019 fueron dos (por año).

Aunque la Ciudad de México entró a semáforo verde durante esta semana, el directivo es firme en que eso no abre la posibilidad de recibir a la NBA esta temporada: “Claro que pasar a verde ayuda definitivamente en todos los sentidos, no tanto para el posible juego en México, pero sí para todo lo que tenemos, como el NBA Week, que tuvimos que hacer en formato digital por todas las condiciones complicadas de la pandemia, también para las visitas en nuestra tienda en Polanco, a nuestros socios comerciales y en general a la reactivación de la economía”.

Desde principios de julio, el comisionado de la NBA, Adam Silver, declaró al mundo que no habría global games en la temporada 2021-22, desechando las opciones de viaje a Latinoamérica, Europa y Asia, ya que en los últimos 30 años la liga disputó 33 partidos oficiales en dichos territorios: 12 en Japón, 11 en México, nueve en el Reino Unido y uno en Francia.

La NBA también ha visitado otros 12 países desde 1984 a través de partidos de pretemporada: Italia, Bahamas, Puerto Rico, Alemania, España, República Dominicana, China, Taiwán, Filipinas, Brasil, India y Canadá. Solo en China se disputaron 25 partidos de 2004 a 2019, por lo que la liga advirtió una pérdida de 400 millones de dólares por dejar de jugar en ese país a raíz de la pandemia.

¿Cuáles son las condiciones que necesita México para volver a recibir partidos de la NBA?

“Las mismas que la industria general, desde luego la viabilidad de eventos en vivo de esa magnitud, con arenas llenas, que podamos vender el 100% de la taquilla, así como la participación de socios comerciales, pero las variables son las mismas de siempre: el interés del país y de los socios. El mercado está listo, es nada más estar alineados en temas de salud y con la posibilidad de que los equipos vengan, de acuerdo con lo que marquen las autoridades en México y de la liga”, responde Raúl Zárraga.

La sustentabilidad en el modelo de ingresos

En 2019, Raúl Zárraga explicó a este diario que los ingresos de la NBA México se dividían en los siguientes puntos por orden de importancia: venta de derechos de transmisión, ganancias por ventas de mercancía oficial, por patrocinios, por licencias y, finalmente, por taquillas. Dos años después y a pesar de la pandemia, el modelo no ha variado tanto.

“Nuestra fórmula es muy similar, los elementos son los mismos que cualquier industria del entretenimiento: distribución de medios, venta de mercancía oficial, derechos de patrocinio y venta de boletos. Seguimos explorando diferentes formas de hacer crecer nuestra operación en el país y en la región de Latinoamérica”.

Sobre esa línea, recalca que México es tercer lugar mundial en cuanto a suscriptores del NBA League Pass, con personas viendo o consumiendo productos. “Eso es un gran número porque lo que buscamos es seguir extendiendo nuestra cobertura y disponibilidad de contenidos digitales, esa es una de las prioridades el tener mayor consumo o una oferta más completa de contenido digital”. Apunta que en la temporada pasada se transmitieron más de 50 partidos en español con voces como las de Álvaro Martín y Carlos ‘El coach’ Morales.

México también terminó la campaña 2020-21 como el tercer país con mayor engagement en el mundo (sin contar a Estados Unidos ni China), con 175 millones de video views entre Instagram, Facebook y Twitter.

En cuanto a transmisiones, México es sexto lugar mundial con mayor audiencia en tiempo de horas consumidas y también sexto en el ramo de international broadcasters, es decir, “los socios de televisión más importantes a nivel mundial”, define Zárraga. La audiencia mexicana en ESPN creció 20% respecto al número de horas que se vieron en la 2019-20 y 42% en cuanto al average viewer, mientras que en TUDN subió 6% en total de horas transmitidas.

“Tenemos la ventaja y desventaja de que gran parte de nuestra oferta es a través de la televisión, los boletos y asistencias a eventos no determinan nuestra proyección financiera ni el desempeño como organización en México”, le dijo el directivo a Forbes en septiembre de este año respecto a la sustentabilidad de modelo de negocio.

A partir de este 2021, NBA México suma otras dos líneas a su proyecto: Capitanes, que debuta el 5 de noviembre en la G-League como el único equipo fuera de Estados Unidos y Canadá en la historia de este campeonato, así como la 2K League, un certamen de eSports en el que también por primera vez habrá un equipo establecido en México.

“Hemos sido consistentes con la estrategia de hace tiempo, hoy definir algo nuevo es complejo dada la situación de la que venimos (pandemia), pero traemos mucha atención en el League Pass, en la variedad de experiencias para los usuarios. De los proyectos nuevos están Capitanes y la 2K League, simplemente con ellos ya tenemos bastante novedad, ahora de consolidarnos, ir en el camino correcto y eso conlleva el punto de vista económico”.

El directivo también realzó el balance de lo que han logrado desde 2017 con el proyecto NBA Academy, de donde han salido 14 jugadores que actualmente estudian y juegan en universidades de Estados Unidos, así como el mantener en esta temporada a sus socios comerciales: AT&T, Uber Eats, Gatorade, ESPN y TUDN.

fredi.figueroa@eleconomista.mx

kg