Cuatro horas previas al inicio de la final entre America y Monterrey, en las inmediaciones del Estadio Azteca los aficionados se hicieron presentes. Los seguidores cantaban porras, se tomaban fotografías y mostraban de distinta manera la ilusión por ver a sus equipos, mientras esperaban en una fila de varias cuadras para acceder al recinto.

Partido por el título involucró puntualidad, pero sobre todo inversión por parte de los seguidores, quienes con distintas formas de transporte encontraron la manera de alentar a sus clubes. En automóvil, camión, avión; las diferentes distancias no fueron un tema que superara el interés por presenciar el evento.

El aficionado de Rayados, Guillermo Manríquez, junto a 150 seguidores se organizaron para asistir por primera vez al Coloso de Santa Úrsula en un vuelo chárter que involucró 8,000 pesos por persona que los trasladó a la Ciudad de México el mismo día del partido y en la madrugada los regresó a Monterrey.

Existen otros casos como el de Enrique, que en total gastó 3,000 pesos en un traslado en autobús y al terminar el encuentro volvería a Nuevo León. El camión implicó gastar menos que en automóvil o avión, aunque significó una mayor inversión en tiempo, tomando en cuenta la ida y vuelta, fueron cerca de 21 horas en carretera.

“Desde niño apoyo estos colores, la neta el dinero y tiempo vale madres, lo que importa es poder vivir este tipo de eventos cuando en verdad amas a tu equipo”, expresó.

Otro aficionado de Rayados, Ángel, al considerar los distintos gastos y que tuvo que comprar el boleto en la reventa, invirtió 16,000 pesos en todo el viaje, precio diferente al que gasta por ser abonado en el Estadio BBVA, en el que en promedio invierte 900 pesos por partido, que involucraron 8,100 en el Apertura 2019.

El Club America, según la última encuesta sobre aficionados en México al futbol, es el más popular con 31.2% de los fanáticos a dicho deporte en nuestro país. Aspecto que se hizo evidente en la final del torneo. A pesar de que, en su mayoría, los seguidores que asistieron para apoyar a su equipo residen en la Ciudad de México, también acudieron de varias partes de la república e incluso fuera del país.

“En total, para venir al partido me gasté unos 2,500 dólares. Aproveché para quedarme una semana. Ya había venido para la final contra Cruz Azul”, compartió a este diario Gerardo Hernández de 27 años, quien produce llaves para regar jardines en Texas, Estados Unidos.

También, hay otros casos como el de Luis Giovanni, quien es de Villahermosa Tabasco, y para asistir a la final gastó 5,000 pesos en total, dinero similar al que invirtió para el pasado Clásico Nacional. El precio fue similar, principalmente, porque para el partido contra Chivas vino en automóvil con otros amigos y para esta ocasión se organizó con más de 120 personas que rentaron dos autobuses y con eso, el gasto en transportación fue menor, en comparación con el duelo entre América y Chivas.

[email protected]