Giovani Dos Santos corrió hasta la banca de México para abrazar a Juan Carlos Osorio. Lo hizo como acto solemne, no festivo, para agradecerle el llamado a la concentración final, que no fue descartado de la lista preliminar y, por cierto, porque anotó el gol del triunfo de México 1-0 ante Escocia.

El partido de despedida de la selección, antes de la última fase de preparación y el debut en el Mundial de Rusia 2018, fue un acto festivo y de autoconfianza del equipo mexicano con sus aficionados. Todo les fue celebrado, hasta que en los últimos minutos la falta de contundencia de los jugadores modificó toda la atmósfera del estadio, y los aplausos y gritos fueron cambiados por gritos, reclamos. 

No todo comenzó como quisiera Giovani, porque cuando lo anunciaron por el sonido del Estadio Azteca como titular, el veredicto de los asistentes fue de desaprobación. Ese sonido de reclamo, con la voz o con un silbido, sólo tuvo como destinatarios al mediocampista y a Juan Carlos Osorio, el técnico de la selección.

A los 13 minutos todo cambió, porque Giovani disparó, después de un pase filtrado de Carlos Vela, y el balón venció al portero Jon Mclaughlin.

La rapidez con la que México se puso al frente en el marcador tranquilizó a los aficionados, que a partir de entonces comenzaron a festejar todas las jugadas de los jugadores, incluyendo dos disparos a los postes, uno de Miguel Layún y otro de Hirving Lozano.

Aunque México encontró vías para aumentar el marcador, sobre todo con la habilidad de Lozano y Jesús Corona, que ingresó en el segundo tiempo, los delanteros no pudieron acertar en sus disparos, dejando escapar varias oportunidades. Esto ocasionó que los aficionados reclamaron el resultado y la actuación de la selección con silbidos. 

* * * 

Jesús Molina, Oswaldo Alanís y Jürgen Damm dejaron la concentración de la Selección Mexicana antes de viajar a Dinamarca, donde enfrentarán a la selección de ese país el próximo sábado. El técnico Juan Carlos Osorio dará la lista de 23 futbolistas que jugarán en Rusia 2018, por lo que todavía un jugador más deberá dejar al equipo.

La decisión final resultará de la evolución de los lesionados, Andrés Guardado y Diego Reyes.