Seguridad, chefs ejecutivos, panaderos, meseros, limpieza, voluntarios, entre otros puestos. El World Golf Championship-México no sólo es el campo donde compiten 72 golfistas, es una organización de coordinación de 313 personas que atienden a los asistentes y dan a los golfistas extranjeros una imagen del trato en México.

Para trabajar el fin de semana en el torneo se necesita probar calidad y cubrir los requisitos que pide el evento global.

“Es un perfil de asistentes del más alto nivel”, comenta a El Economista, Gerardo Calderón, director de mercadotecnia de Grupo Adecco, compañía de recursos humanos.

El Chef Palazuelos fue elegido por esta vía en la edición pasada del evento. A los chefs ejecutivos, que es el nivel más alto de trabajo con el que cuentan, se les requería presentar su certificado y experiencia en eventos de esta índole. Al ser el puesto más alto, se les pagó 60,000 pesos por siete días de trabajo.

Para otros puestos, los pagos tenían variaciones, sin embargo, contaban con experiencia en eventos como la Fórmula 1 y fórmula E.

“Lo que buscan es que no solo estén capacitados técnicamente para su trabajo, también que cuenten con lo que se conoce como soft skills, que es un tema de cómo desenvolverte con el público”, expresa Calderón.

La PGA pone atención en el trato que las personas que brindan el servicio le dan al público.

“A los más de 1,000 voluntarios con los que contamos en el torneo les dimos un curso de hospitalidad previo al torneo. La PGA invirtió para ser entrenados por Disney, para de ahí aplicarlo con nuestros voluntarios, porque son primordiales. Cuando alguien del público interactúa con un voluntario de buena manera, eso hace la diferencia en su experiencia en el evento”, expresa a El Economista, Sarah Díaz, coordinadora de marketing multicultural de la PGA.

El Chef Palazuelos es el hombre encargado de organizar el aspecto gastronómico de todo el evento, desde el público hasta los golfistas. Trabajo que le lleva un año desarrollar y cada edición cambia la variedad de platillos.

“Los menús se componen de una variedad muy basta de vegetales y proteínas. Puedo asegurar que le damos gusto a todos. Tienen una amplia gama de opciones que les permite escoger y no tenemos problemas con los que cuentan con algún tipo de dieta especial”, comenta Palazuelos a este diario.

El menú para la edición 2020 fue una idea generada por el equipo directivo del torneo, que la llamaron México en el mundo. Con platillos de distintas regiones, en las que se consideran las distintas nacionalidades a las que pertenecen los golfistas. Aunque nunca se deja de lado el brindar toques nacionales en los ingredientes.

“Soy una persona orgullosa de México y en todos los platillos siempre hay un toque de nuestra comida. En este caso es fusionar un poco los sabores. Pero lo importante es que se lleven algo de las bondades de este país, entonces los golfistas son felices con sus tortillitas hechas a mano, quesadillas y aspectos similares”.

[email protected]