Los integrantes de la Fórmula 1 no estarán exentos de cumplir con los códigos de conducta de Arabia Saudita en lo que será el primer Gran Premio en la historia celebrado dicho reino, del 3 al 5 de diciembre. Los responsables de la F1 y de la F2 recibieron un documento en el que se ilustran los códigos que deben seguirse de acuerdo con las tradiciones locales, una práctica que han puesto en marcha eventos como el Rally Dakar y que otros como el Ladies European Tour han exentado.

El documento muestra una serie de instrucciones, sobre todo en los espacios públicos, donde se pide que se eviten los gestos afectuosos, así como el lenguaje que pueda parecer inapropiado. Además, se insta a portar pantalones largos y camisas con mangas que cubran los codos, así como evitar usar ropa con transparencias, las prendas por encima de las rodillas o mostrar los hombros. También se aconseja a las mujeres que no lleven un maquillaje demasiado marcado.

Cuando el Rally Dakar dejó Sudamérica para moverse a Arabia Saudita en 2020, la organizadora ASO publicó una guía en PDF para navegar por la cultura saudí y saber qué esperar, este contenía restricciones similares.

La WWE también se ha sometido a los códigos del país, en 2019 Natalya y Lacey Evans se convirtieron en las primera mujeres en tener un combate de lucha libre en ese país, después de ediciones en las que se las había dejado fuera, las dos luchadoras utilizaron un equipo que cubrió su cuerpo completo y una playera que fungió como vestido.

Sin embargo, en noviembre de 2020 se llevó a cabo el primer torneo de golf profesional femenino, en el cual se permitió a las competidoras usar pantalones a media pierna o tres cuartos y camisas polo de manga corta a pesar del estricto código de vestimenta del reino. Originalmente se había informado se tendrían que usar pantalones largos pero más tarde la directora ejecutiva del Ladies European Tour, Alexandra Armas, confirmó que la recomendación de la propia organización era que las mujeres vistieran modestas, buscando respetar lo más posible las tradiciones del país.

En el contrato que firmó la Real Federación Española con el reino de Arabia Saudita para la celebración de la Super Copa, se incluía que las mujeres pudieran entrar al espectáculo sin restricciones.

Realizar eventos deportivos profesionales en Arabia Saudita es motivo de crítica en cada ocasión, pues se ha argumentado que las inversión en ostentosos espectáculos se tratan de un intento por mejorar la reputación de un país que atenta contra los derechos humanos.

En marzo de 2020, el reino acogió la carrera de caballos más rica del mundo, después de albergar las Supercopas de futbol de Italia y España. También fue sede de la pelea entre los pesos pesados Anthony Joshua y Andy Ruiz Jr.

deportes@eleconomista.mx