“El chip, a diferencia de la tecnología que se usa actualmente, chalecos o videos, nos va a dar todo el desempeño físico, técnico y táctico del futbolista. Es como un currículum vitae del jugador”, comenta El Economista, Sebastián Saidman, cofundador de Player Marker México.

Desempeño físico

Mide velocidad, aceleración y metros por segundo. Dentro de las variantes técnicas calcula el desarrollo por minuto y obtiene cuánto corrió el futbolista por minuto promedio. Permite hacer cortes para realizar comparaciones; por ejemplo, da el desarrollo del jugador durante los primeros 15 minutos a comparación de los últimos 15, con la finalidad de entender en qué transcursos del partido o entrenamiento está más activo.

Técnico y táctico

Desarrolla toda la información en la que estén involucrados los pies. Cuántas veces toca el balón el futbolista, con qué pie, cantidad de pases completos, posesiones cortas, largas y a un toque del jugador. Durante entrenamientos sirve para aumentar el contacto con el balón del pie débil, al medir las acciones que lleva a cabo con él.

“Estuvimos en un entrenamiento del Fulham en el que les dijeron: el objetivo de esta semana es incrementar en 15% el uso del pie débil. Cada final de práctica les decían a los jugadores cuánto porcentaje usaron en cada pie. Entonces sirvió mucho para que sean conscientes de cuánto usan cada uno”, explica a este diario Saidman.

El chip tiene un costo de 600 dólares al año por cada uno, a diferencia de los chalecos GPS que se utilizan en la actualidad, que tienen un precio entre 2,000 y 2,200 dólares. Por lo que Player Marker es una herramienta de menor costo y con mayor precisión porque trabaja mediante bluetooth, red inalámbrica que, a diferencia del GPS, puede trabajar en lugares cerrados y no depende de señal satelital.

Actualmente uno de sus principales mercados es la Premier League, en donde cuentan con equipos como: West Ham, Fulham, Manchester United, Manchester City, y en agosto empieza el Arsenal. Mientras que, en México, el único conjunto que ya desarrolla esta tecnología es el Club América en las categorías sub 14 y sub 16; en agosto comenzaran con el equipo femenil.

Con intenciones de adentrarse en el mercado mexicano, se encuentran en negociaciones con Pachuca y han tenido pruebas con Toluca, Puebla y Pumas. Comenzar a desarrollar la herramienta tiene un costo de introducción de 450 dólares anuales que incluye el servicio de data y personalización.

La data opera de forma similar a la nube en la que, al conectarte a internet, se introduce el chip y éste, en un tiempo aproximado de 3 minutos, brinda toda la información obtenida del rendimiento del jugador.

Mientras que la personalización depende del interés del entrenador, que puede establecer rangos de medición dependiendo de la categoría en donde es utilizado. Para establecer parámetros, la aplicación tiene registrado que un sprint implica una velocidad promedio de 4.5 metros por segundo, sin embargo, para las categorías de 12 años o menores, en donde les pueda ser complicado alcanzar esa velocidad, el chip tiene la capacidad de restablecer la aceleración estandarizada.

Actualmente el desarrollo se involucra más en etapas formativas, trabajo que ha involucrado que el entrenador francés Arsene Wenger, conocido por su buen desarrollo de futbolistas jóvenes durante 21 años de carrera en el Arsenal, haya elogiado la manera en que opera: “Player Marker proporciona los datos más precisos que he visto”.

El chip aún no es aprobado por FIFA, pero según información de Sebastián Saidman, contarán con la certificación de la federación internacional a partir de enero del 2020, para que sea permitida su utilización durante partidos oficiales.