Al finalizar la temporada 2010-2011, Paris Saint-Germain le significó pérdidas por 17.8 millones de euros a Canal Plus, la televisora dueña de 40% de las acciones. Dos años antes, en Manchester, Thaksin Shinawatra, empresario y exprimer ministro de Tailandia, era acusado de fraude y corrupción en su país, por lo que le congelaron 900 millones de euros en activos, cuentas bancarias y propiedades, con lo que el proyecto de catapultar a Manchester City a la élite del futbol inglés fue cancelado.

Hace 10 años, PSG y Manchester City eran dos equipos en crisis, financieras y deportivas. No participan en competencias europeas y para recordar sus campeonatos nacionales había que regresar 10 y 50 años, respectivamente.

“En cinco años queremos ser uno de los mejores clubes de Europa y ganar la Liga de Campeones”, expresó Nasser al-Khelaifi, presidente de PSG en el 2014, cuando el proyecto del club francés buscaba estabilizar y rentabilizar las inversiones que Qatar Authority Investment realizó desde tres años antes, cuando los empresarios árabes los adquirieron.

El dinero árabe llegó al futbol europeo cuando Abu Dhabi Investment Council adquirió a Manchester City en el 2008, que desde entonces ambas inversiones de empresarios asiáticos buscan conquistar la Champions League, para lo que han desembolsado en conjunto 2,838 millones de euros, que comprenden la compra del club y, sobre todo, el gasto en fichajes desde que los nuevos dueños llegaron al balompié europeo.

A falta de un año para que se cumpla el plazo que el presidente de PSG se propuso como meta, el club parisino enfrenta los octavos de final de la Champions League, donde su rival es Real Madrid.

A los 70 millones de euros por la compra del club a Canal Plus y al fondo de inversión estadounidense Corono Colony Capitol, los dueños árabes del PSG han gastado 935 millones de euros en 35 fichajes; es decir, en promedio, cada jugador tuvo un costo de 26.7 millones de euros.

En siete temporadas, PSG ha sido el tercer club que más dinero ha gastado en fichajes en ese periodo, sólo superado por Barcelona y Manchester City. El gasto medio anual de los parisinos es de 133.5 millones de euros.

En el caso del equipo inglés, los empresarios de Qatar gastaron 250 millones por la compra del club al ex primer ministro tailandés. En 10 años, el club ha sido el que más dinero ha invertido en fichajes en todo el mundo, con 1,583 millones de euros por 73 jugadores.

Esto significa que el monto promedio por transferencia es de 21.6 millones de euros, ya que 15 jugadores más llegaron al club por la vía libre o a préstamo. Manchester City compra ocho de cada 10 refuerzos que llegan a la institución.

Equipos que se revaloran

Las inversiones del dinero árabe ha catapultado a Paris Saint-Germain y Manchester City en la lista de equipos millonarios. Basta con recordar que en el 2008 el equipo inglés se ubicaba fuera del top 10 de clubes con más ingresos en el mundo, cuando facturaba 101.2 millones de euros.

La temporada pasada, Manchester City reportó ingresos por 527.7 millones de euros, lo que significa un incremento cinco veces mayor y antes de que llegara Abu Dhabi Investment Council como dueña.

Los mismo pasó con PSG, que en el 2011, último año antes de la venta al fondo de inversiones de Qatar, reportó ingresos por 99.5 millones, y según cifras de Football Money League de Deloitte, ingresó 486.2 millones de euros en el ciclo 2016-2017, lo que se traduce en 4.8 veces más la facturación del club.

El dinero árabe también está presente en los patrocinadores, PSG tiene a la mitad de sus socios comerciales como empresas de origen del Medio Oriente, como Fly Emirates, Qatar National Bank, Ooredoo y BeinSport.

Mientras que Manchester City tiene el respaldo de Etihad Airlines, el ministerio de turismo de Abu Dhabi y la empresa energética Aabar.