El deporte rey de Estados Unidos arranca la temporada con plena confianza en la fortaleza de su negocio pese a los desafíos que se le presentan por la pandemia de coronavirus en el país.

La NFL está de vuelta. La mayor competición del planeta, con una facturación cercana a los 16,000 millones de dólares, retoma su actividad este jueves para viernes con un duelo entre los vigentes campeones, los Kansas City Chiefs de Patrick Mahomes, y los Houston Texans.

La NFL afronta una temporada repleta de desafíos que revelarán si sus gestores han aprendido de situaciones pasadas y saben lidiar con situaciones extraordinarias como la pandemia que atraviesa el planeta. En caso afirmativo, la posición de la liga como 'deporte rey' a nivel nacional se verá aún más reforzada. Estos son los retos por delante:

Coronavirus 

La particularidad de su calendario -de septiembre a febrero- ha permitido a la NFL esquivar los peores momentos de la pandemia y ver los modelos seguidos por el fútbol europeo, la NBA y el béisbol para volver a celebrar partidos.

Su protocolo establece medidas clásicas de prevención como el distanciamiento social y el uso de mascarilla en las instalaciones de los equipos, pero no fija el número de positivos necesario para suspender un encuentro. Con vestuarios de hasta 53 integrantes, el riesgo de brote de Covid-19 es mayor y muchos jugadores son población de riesgo por sobrepeso debido a las exigencias de su posición. Dado el tamaño de sus plantillas, es imposible plantear una burbuja estilo NBA hasta los playoffs.

Afluencia a los estadios

Las franquicias estarán condicionadas por las restricciones que existan en sus respectivos estados para los eventos multitudinarios, pero, a diferencia de lo ocurrido en LaLiga, no se prohibirá la presencia de público. De hecho, cinco conjuntos tienen previsto jugar con aficionados en sus gradas: Kansas City Chiefs, Cleveland Brown, Jacksonville Jaguars, Indianapolis Colts y Dallas Cowboys. Si los cuatro primeros planean contar con un aforo de entre el 20 y el 25%, los texanos pueden aprovechar que su estado permite llenar hasta el 50% de los estadios para reunir a 40,000 aficionados. El resto de equipos no tiene previsto contar con fans durante esta primera semana.

Elecciones a la Casa Blanca

La campaña electoral de 2016, entonces con Hilary Clinton y Donald Trump como protagonistas, le costó a la NFL caídas del 8% en los datos de audiencia. Para este año, según una encuesta de The Athletic entre ejecutivos de la industria televisiva, se prevé incluso un ligero incremento en el seguimiento, ya que se espera que las grandes intervenciones de Trump y Joe Biden no coincidan con partidos en juego.

Además, el virus propiciará que las reuniones para ver los encuentros concentren a menos personas tras un solo televisor, habiendo así más aparatos con un partido sintonizado y favoreciendo las métricas.

Protestas raciales

Irónicamente, el fútbol norteamericano ha tenido menos contratiempos en esta materia que la NBA pese a no haber mostrado abiertamente su apoyo a la comunidad afroamericana hasta este año. Tras el boicot de LeBron James y compañía a los playoffs que se están celebrando en Disney World, parece que las aguas vuelven a su cauce en el deporte norteamericano. La NFL se ha comprometido a donar 250 millones de dólares durante esta década para eliminar las injusticias raciales y ha cambiado el nombre de su equipo de Washington, hasta ahora conocido como 'Redskins' -pieles rojas-, como gesto hacia los sectores más críticos con la liga.

Mudanzas

Las dos franquicias de Los Ángeles, Rams y Chargers, inauguran el SoFi Stadium, un recinto en el que se han invertido 5,000 millones de dólares. Este movimiento pretende aumentar la masa de seguidores de la competición en la segunda ciudad de Estados Unidos, donde baloncesto y béisbol cuentan con una mayor tradición. Por su parte, los Raiders llegan a Las Vegas, ciudad vetada por el deporte norteamericano hasta hace un par de años por las reticencias de sus ejecutivos a vincularse con el negocio de las apuestas. Ambas construcciones estarán listas para el inicio del curso pese a las dificultades que han presentado las obras por la pandemia.

NFL: Cifras clave

15,830 millones de dólares: la facturación total de los 32 equipos que conforman la NFL en 2019. En lo más alto de la clasificación, los Dallas Cowboys, con 871 millones de dólares. Este conjunto está valorado en 6,430 millones de dólares, según datos de Sportico.

5,900 millones de dólares: los ingresos que generaron los estadios de la liga a través de la venta de entradas para los partidos, acuerdos comerciales, organización de exposiciones, celebración de conciertos... Se le conoce como 'ingresos locales', ya que no se redistribuyen entre los equipos. Aquí es donde más se hará notar el impacto del coronavirus.

296 millones de dólares: el dinero que recibió cada equipo de la NFL en 2019, independientemente de su número de victorias. Esta partida es denominada como "ingresos nacionales" y se reparte entre las 32 franquicias por igual. En total, alcanza los 9.400 millones. Se obtiene de los derechos de televisión, acuerdos globales de patrocinio y merchandising.

477 millones de dólares: el dinero que va a ganar Patrick Mahomes, quarterback y flamante ganador de la última Super Bowl, de aquí a los próximos 10 años, sin contar patrocinios. Con bonus, el montante alcanza los 503 millones. Es el contrato más lucrativo de la historia del deporte para un atleta.

16.5 millones de dólares: la audiencia media de los partidos de liga regular de NFL. Durante los meses que duró la misma, 47 de las 50 emisiones más vistas en la televisión fueron partidos de fútbol americano. Hay que tener en cuenta que las Finales de la NBA cuentan de media con 11millones de espectadores.