Hannah Mills ha tomado el control de la nave desde que tenía 14 años. Era 2002 y la jovencita le dijo a Tessa Jowell, entonces Secretaria de Estado de Cultura, Medios y Deporte de Gran Bretaña, que ella ganaría un oro en vela si Londres ganaba la sede para los Juegos Olímpicos en 2012.

No solo cumplió con su promesa de adolescente, sino que se ha convertido en la regatista más importante en la historia de los Juegos tras aparecer en el podio tres veces consecutivas, consagrándose con el oro en la clase 470 femenil junto a Eilidh McIntyre el miércoles.

“Ha sido una de las semanas más difíciles de mi vida. Estoy seguro de que para Eilidh también, todos los días sin poder comer, solo los nervios se acumulan, la emoción de haberlo hecho. Se acabó. Hemos hecho lo que vinimos a hacer aquí y es increíble”, dijo Mills.

El barco británico terminó quinto en la carrera de medallas en el puerto de yates de Enoshima, lo suficiente para ganar la general, y por tanto el oro, con 38 puntos, pero las celebraciones se retrasaron luego de una protesta de Francia.

Los franceses afirmaron que los campeones del mundo británicos corrieron en beneficio del barco polaco de Agnieszka Skrzypulec y Jolanta Ogar, que finalmente se adjudicó la plata con 54 puntos. Las francesas Camille Lecointre y Aloise Retorna fueron empujadas al bronce con la misma puntuación, pero su protesta fue rechazada después de ser escuchadas en tierra.

Mills y McIntyre habían dominado la regata en el puerto de Enoshima, ganando dos carreras y solo dos veces terminando fuera de los cuatro primeros. De cara a la carrera por la medalla con una ventaja de 14 puntos, el dúo Team GB requirió un resultado entre los siete primeros para asegurar el oro olímpico.

Mills ahora ha ganado tres medallas olímpicas, sumando las preseas de plata en Londres 2012 y el oro en Río 2016, mientras que McIntrye siguió los pasos de su padre, Mike, quien ganó el oro en vela en los Juegos de Seúl en 1988.

”Convertirse en la navegante más exitosa es una locura", señaló Mills, ahora de 33 años. “Al crecer como una niña, es algo que tenía en mente que quería hacer: primero ganar una medalla de oro y luego ganar más”. Y es que con esas medallas, se ha convertido en la atleta olímpica más exitosa de Gales, país perteneciente al Reino Unido, y la primera mujer galesa en ganar tres medallas en Juegos consecutivos.

Pero la velera histórica galesa es mucho más que deporte. En el ciclo olímpico rumbo a Tokio, Mills ha podido centrarse en otros proyectos. Ha creado el 'Big Plastic Pledge', que tiene como objetivo erradicar el plástico de un solo uso en los deportes, y es embajadora del Pacto Climático Europeo.

Mills también es pionera, ya que fue la primera de seis mujeres británicas en entrenar con el equipo SailGP del cuatro veces medallista de oro olímpico Sir Ben Ainslie como parte de un nuevo programa de desarrollo femenino: una iniciativa para acelerar la inclusión de atletas femeninas en el evento, con una posición de tiempo completo en su equipo en juego.

deportes@eleconomista.mx