Adiós a los comerciales con caballos y ranas cantantes. Por primera vez desde 1983, la marca de cervezas Budweiser ha decidido no invertir en un comercial para el Super Bowl, ya que ha preferido destinar esos recursos (cerca de 50 millones de dólares) en un spot de 90 segundos a favor de la vacunación contra el Covid-19.

Anheuser-Busch, la empresa ‘madre’ de Budweiser, anunció la decisión a dos semanas del evento deportivo más importante de Estados Unidos, un periodo que solía aprovechar en los 37 años anteriores.

CBS, encargada de la transmisión del Super Bowl LV, cobró alrededor de 5.5 millones de dólares por un espacio publicitario de 30 segundos durante el partido, que se llevará a cabo el domingo 7 de febrero en Tampa Bay y en el que se enfrentarán Tom Brady y Patrick Mahomes.

“No se puede fingir que todo está bien, la gente puede sentir cuando las marcas están explotando un momento”, mencionó la actriz Rashida Jones, protagonista del spot de Budweiser (titulado Bigger picture) para incentivar a la población a cuidarse contra el Covid-19 y que fue producido por Ad Council, una asociación de marketing sin fines de lucro.

A pesar de esto, Anheuser-Busch aún dispone de cuatro minutos comerciales para el Super Bowl LV, que serán utilizados por las otras cervezas que forman parte de su marca: Bud Light, Bud Light Seltzer Lemonade, Michelob Ultra y Michelob Ultra Organic Seltzer, que son populares entre el mercado juvenil de Estados Unidos.

Otra marca que se ha alejado de la gran plataforma comercial del emparrillado es PepsiCo, que renunció a anunciar a su marca más grande, Pepsi, para centrar todos sus gastos en el show de medio tiempo, en el que el invitado de honor será The Weeknd, aunque sí anunciarán a productos más pequeños de su grupo como Frito-Lay y Mountain Dew.

Apenas el 15 de enero, Coca-Cola anunció que no invertiría en tiempo comercial en el Super Bowl “para asegurarnos de que estamos invirtiendo en los recursos adecuados durante estos tiempos sin precedentes”, señaló a través de un comunicado. Durante el Super Tazón 2020, la marca refresquera gastó 10 millones de dólares en comerciales en la transmisión de Fox Sports.

Ante estas bajas, marcas como Pringles, M&M’s y Toyota se han acercado al Super Bowl 2021, aunque con el tiempo encima, ya que normalmente los comerciales para este evento se graban desde otoño, de acuerdo con reportes de AP.

Otro factor que han tomado en cuenta las marcas históricas del Super Bowl para alejarse es la cantidad de público presente en el estadio, que esta vez será de 22,000 personas, aproximadamente la tercera parte del aforo máximo que permite el Raymond James Stadium (65,890), además de que se estima que las reuniones para ver el juego en casa sean mucho más reducidas que en todos los años anteriores.

deportes@eleconomista.mx