Nueve de los 10 quarterbacks que más yardas consiguieron en la historia de la NFL miden entre 1.88 y 1.96 metros. Para un mariscal de campo es importante que estén cerca o superen los 1.90 metros, porque les permitirá que, cuando lancen sus pases, los linieros tengan menos probabilidades de bloquear el balón.

El único del listado que está por debajo de 1.88 metros es Drew Brees —el quarterback de los New Orleans Saints—, quien se adueñó del récord el lunes pasado y que apenas mide 1.83 metros.

Pero, ¿cómo hizo para lidiar con esa desventaja y convertirse en el nuevo poseedor de la marca?

Joaquín Castillo —exquarterback de los Pumas de la UNAM— explica que tuvo que suplir su falta de altura lanzando más rápido el ovoide y leyendo las defensivas en menor tiempo en comparación con otros mariscales de campo de la liga.

“Cuando recibe el centro da pasos muy rápidos hacia atrás y mantiene la vista en la defensiva rival. En esos instantes, ya vio a sus receptores que pueden recibir el balón y los errores de los defensivos. Posteriormente, cuando ve espacios que no estén cubiertos por los linieros, lanza el ovoide para completar los pases. Todo en cuestión de segundos”, señala Castillo, también comentarista de la cadena TV Azteca.

Un coleccionista de récords

Bree es el quarterback que más veces en la historia ha superado las 5,000 yardas por pase en una temporada. Lo hizo en cinco ocasiones, mientras que Dan Marino, Tom Brady, Matthew Stafford y Peyton Manning apenas pudieron hacerlo una vez.

El mariscal de campo de los Saints también posee la marca de más partidos consecutivos en los que lanza al menos un pase de touchdown. Entre octubre del 2009 y noviembre del 2012 lanzó 54. También es el jugador con más pases completos (6,370) y es el cuarto que más envíos de anotación tiene, con 499. En ese departamento, sólo lo supera Brady (500), Brett Favre (508) y Manning (539).

“La rapidez y la intuición para lanzar en espacios reducidos no se las enseñó nadie. Son cualidades que las trae en su ADN. Además, es un estudioso del plan de juego y cuenta con el respaldo de un muy buen entrenador en jefe, como lo es Sean Payton”, refiere.

Brees vive su temporada 18 en la NFL con 39 años y hace dos meses dijo que planea jugar dos campañas más en las que tratará de buscar su segundo anillo de Super Bowl. El único que ganó fue en el 2010, cuando venció a Indianápolis.

“No es tan valorado en la liga en comparación con quarterbacks como Brady. Pero lo que hace Brees es más valioso porque, pese a su baja estatura, fue campeón del Super Bowl y cuando se retire será dueño de los récords de la NFL más importantes para los quarterbacks: yardas por pase, pases completos y quizá touchdowns”, dice.