A Alfonso Sosa y a todos los futbolistas de Leones Negros se les desdibujó el rostro muy cerca del final, cuando Omar Bravo apareció con determinación para igualar el partido 1-1, resultado que impidió que el equipo de la Universidad de Guadalajara diera un salto importante en la tabla de porcentajes, mismo que le hubiera permitido salvarse sumando un punto en las 14 semanas restantes de competencia.

Parecía que los dirigidos por Poncho Sosa darían la campanada ante su afición. Y es que si bien el partido entre dos de los implicados en la lucha por evitar el descenso fue parejo, con acciones en ambos marcos, fueron los Leones los que supieron encontrar la contundencia, se adelantaron y se quedaron a cinco minutos de dejar con las manos vacías a Guadalajara.

Tras un primer tiempo en el que la opción más clara fue del Rebaño, con Carlos Fierro desbordando por izquierda y estremeciendo el primer poste de Humberto Hernández, para el complemento muy pronto los de casa se pusieron al frente en el marcador.

Fue gracias a una acción individual de Jonathan González que los de la Universidad de Guadalajara se encontraron con el gol. El volante desbordó por derecha, llegó al último tercio de la cancha y mandó una pelota que no supo despejar Raúl López, zaguero rojiblanco, que permitió que Fidel Martínez fusilara a Luis Michel y que miles de aficionados de Leones se ilusionaran con un triunfo que habría sido vital en sus intenciones por mantener la categoría.

Pero todo quedó en ilusión, porque Chivas se fue con todo en busca de la igualada, mientras que Sosa, dt local, apostó por replegarse y retirar de la cancha a los volantes ofensivos y Jonathan González, dando paso a un defensa central como Leandro Cufré.

Al final, luego de mucha insistencia del Rebaño, una jugada individual de Isaác Brizuela, en la que intervino Aldo de Nigris, quien ingresó de cambio en el segundo tiempo, permitió que Guadalajara rescatara el empate que lo mantiene en la penúltima posición de la tabla de porcentajes, con tres puntos de ventaja sobre Puebla.

La acción que decretó el empate final se presentó con Brizuela enviando un centro por derecha, mismo que fue peinado en primer poste por De Nigris, espigado jugador que habilitó a Omar Bravo, capitán del equipo, quien se lanzó con decisión de palomita para poner el empate y evitar que Leones Negros trepara hasta la posición 15 de la tabla porcentual.