Ante la plaga de lesiones que atraviesan, los Cowboys tuvieron que debutar temprano en la temporada a su quarterback número tres, Ben DiNucci, quien seis meses atrás fue elegido en el inédito Draft Virtual de la NFL. Seleccionado en la séptima ronda, no tiene tiempo para el nerviosismo, pues parte del trabajo es sacar al equipo de los últimos lugares.

“No tengo tiempo para ponerme nervioso. Me puse el casco, comencé a calentar. Mi trabajo es hacer lo mismo que Andy, Dak o cualquier otra persona que esté allí”, dijo DiNucci tras lamentar la forma en la que se produjo su debut, con dos graves lesiones a los primeros dos quarterbacks en la lista.

Con un sueldo base de 610,000 dólares, el salario del joven de 23 años representa el 0.29 por ciento de la nómina de los Cowboys y tiene la labor de suplir la posición de Dak Prescott, quien esta temporada tenía etiqueta de jugador franquicia con un sueldo base de 31.4 millones.

DiNucci tiene formación como beisbolista, lo que le ayuda a “hacer los pases más locos que nunca antes vi”, señaló su ex compañero en la James Madison University (JMU), Ron’Dell Carter. El quaterback fue estrella en la universidad. En su último ciclo, fue nombrado jugador del año de su conferencia tras llegar a semifinales con un récord de 14 triunfos y una derrota. “Tiene mucho carisma y personalidad. La ciudad de Dallas lo amará. Es un gran jugador”, expresó Carter.

El regreso de Dalton en la semana ocho está en duda, por lo que DiNucci se perfila como jugador inicial. Fuentes revelaron a CBS Sports que los Cowboys no están buscando contratar a un abridor veterano que podría ser necesario solo por una semana, sino que usarán a DiNucci y potencialmente agregarán otro quarterback para profundizar.

De favoritos de división a desastre

Dallas tiene lesionados a 15 jugadores, entre ellos, Dak Prescott, su primer quarteback y el jugador con el ingreso más alto en la NFL en calidad de lesionado, factor que contribuye a que Cowboys sea el equipo que mayor cantidad de dinero tiene inactivo a mitad de temporada. Esto se refleja en sus resultados deportivos: dos triunfos en siete juegos.

Once de los jugadores se encuentran en la lista reserva de lesionados. Antes de la actual temporada, no habrían sido capaces de regresar al torneo en caso de recuperarse, sin embargo, debido a las medidas originadas por el covid-19, CBS Sports reporta que al menos tres podrían regresar en la semana 8.

Los Cowboys son el equipo que más dinero tiene retenido en la lista de lesiones: 15 jugadores y 34 millones de dólares, seguido de los 49ers que tienen a 21 y 26 millones de acuerdo a Spotrac.

Entre las lesiones más importantes para los Cowboys se encuentra la fractura y dislocación de tobillo de Dak Prescott, quien cuenta con el sueldo más alto en la historia de los Cowboys y no podrá regresar esta temporada. La semana siete también perdieron a Andy Dalton, segundo quarterback, debido a una contusión en el tercer cuarto.

Durante los primeros cinco partidos con Prescott, Dallas era la ofensiva número uno promediando 32.6 puntos por partido; tras su lesión, promediaron 6.5. La semana siete sufrieron una derrota 25-3 contra Washington.

“Necesitamos más confianza y ánimo en este equipo. Y más pelea. Esa es una de nuestras debilidades. Necesitamos construir una columna vertebral más fuerte y asegurarnos de traer todo lo posible para salir con una victoria”, dijo DeMarcus Lawrence, ala defensiva, a USA Today.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx