La selección de futbol de Argentina enfrentará el desafío más importante de la eliminatoria para el Mundial de Rusia 2018, al recibir a Brasil con el regreso de Neymar en plena ebullición con Barcelona y la complicada visita a Barranquilla, para jugar ante Colombia.

Al sumar sólo uno de los seis puntos disputados, el escenario más complicado para la Albiceleste es encarar los compromisos con las ausencias de sus figuras, Lionel Messi, Sergio Agüero, Carlos Tévez, Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta, lo que le exigirá a Gerardo Martino, su técnico, recurrir a jóvenes inexpertos con mínimo bagaje en eliminatorias sudamericanas, un territorio que hace sufrir hasta a los más poderosos.

Entre el cambio generacional de la selección y las ausencias por lesión, Argentina tiene en su plantel a siete futbolistas con menos de 14 partidos representando a su país, menores de 24 años de edad y con el objetivo de tener estabilidad y participación regular con sus clubes, algunos ni siquiera en ligas o conjuntos de élite.

Los 60 días que necesita Messi para recuperarse y la salida de Agüero apenas al minuto 23 del primer partido eliminatorio por lesión hacen que los sudamericanos afronten los duelos como una de las selecciones con menos experiencia en fase de clasificación; en promedio, los 23 convocados por Martino no llegan ni a ocho partidos de eliminatoria mundialista (7.2).

Ese registro sólo es superior al de Paraguay (6.8); Bolivia (3.3) y Brasil (2.5). Contrario a los proyectos de largo plazo que hoy tienen a Chile y Uruguay como líderes de la eliminatoria, aprovechando generaciones que tuvieron éxito en categorías juveniles, actualmente Argentina debe recurrir al llamado de jóvenes promesas, futbolistas talentosos, pero con la incertidumbre de si llegarán al estatus de los consagrados.

Una cantera sin campeonatos

Ángel Correa recibió su primer llamado a la Selección argentina hace apenas dos meses, en un partido amistoso que terminó en goleada (7-0) sobre Bolivia. Ahí mismo, Angelito metió su primer tanto. Era un momento de esperanza para la afición de un joven de 20 años que se había repuesto de una enfermedad cardiaca y salvado su carrera futbolística.

Además del delantero del Atlético de Madrid, otros seis futbolistas jóvenes buscan hacerse de un lugar en la selección mayor, sobre todo ahora con las lesiones de las figuras; sin embargo, a diferencia de sus compañeros de selección, ninguno de las jugadores promesas puede presumir de campeonatos juveniles con la Albiceleste.

Incluso, jugadores como Erik Lamela, Paulo Dybala, Ramiro Funes Mori o Matías Kranevitter no han sido mundialistas juveniles con Argentina, reflejo de la crisis de formación en el país sudamericano.

Argentina se juega la vida en los duelos eliminatorios ante Brasil y Colombia; con una generación de jóvenes sin títulos, la albiceleste recibe en el Estadio Monumental a su eterno rival, a la espera de que un grupo de inexpertos lo saquen del sótano de la eliminatoria mundialista.

[email protected]