La empresa automotriz alemana Volkswagen llamó a sus clientes que hayan adquirido un modelo T-Cross a que acudan con su distribuidor para someterlo a inspección.  El objetivo de este Re Call es corregir una probable anomalía en la suspensión. La armadora  especificó que el cliente no correrá con ningún tipo de gasto y que de no completarla, existe el riesgo de sufrir un siniestro.

A detalle el comunicado señala que la marca detectó que las tuercas superiores cuya función es la de sujetar las bieletas de los amortiguadores delanteros pudieran no haberse apretado con el par de apriete correcto. En una primera etapa el eje delantero podría presentar ruidos ajenos a su funcionamiento y que de continuarse con el uso del vehículo, entonces las bieletas podrían aflojarse con lo que la estabilidad se vería comprometida y de esta forma el vehículo podría sufrir un accidente.

Este problema, que podría presentarse en algunas unidades T-Cross, requiere que todos los usuarios de este modelo se presenten de inmediato en un distribuidor Volkswagen para que personal calificado lleve a cabo la inspección y la corrección en caso de que sea necesario. Para agilizar el proceso de reparación, para el que se advierte un tiempo aproximado de dos horas, es requisito gestionar una cita de servicio.

Volkswagen dispuso del correo electrónico [email protected] así como la línea telefónica 01800 7378489 para quienes deseen aclarar alguna duda sobre este tema.

rrg