El economista francés Thomas Piketty considera que la crisis por la pandemia del coronavirus puede cambiar la forma en cómo vemos al mundo y cómo organizamos la economía a futuro. En una entrevista con el diario británico The Guardian, Piketty dijo que la pandemia que está enfrentando el mundo es una situación que puede impulsar un punto de inflexión en las sociedades contemporáneas. “Como mínimo, creo que reforzará la legitimidad de la inversión pública en salubridad. Pero también podría tener unas consecuencias completamente diferentes”.

Capital e ideología, la nueva obra de Piketty publicada en México por la editorial Grano de Sal, es una continuación al best-seller El capital en el siglo XXI en la que el autor hace un recorrido histórico de 1,000 años a través de la historia de la desigualdad. “La que cuento es una historia de aprendizaje, de progreso en el largo plazo. Ese progreso se produjo gracias a los movimientos políticos e intelectuales que se propusieron construir la seguridad social y los sistemas de impuestos progresivos, y transformar nuestro sistema de propiedad”, dijo Piketty al Guardian.

Una de las problemáticas que más visibilidad han cobrado durante este confinamiento son los altísimos niveles de desigualdad que se han revelado en las grandes urbes. Uno de los principales contrastes que se han visto son los videos de las celebridades desde su lujoso confinamiento, mientras los repartidores e integrantes de la gig economy tienen que salir a ganarse el sueldo del día. Esta situación de confinamiento, dijo Piketty, nos hace enfrentarnos a la violencia de esa desigualdad “porque hacer el confinamiento en un departamento grande no es lo mismo que hacerlo si vives en la calle”.

El anfitrión de The Daily Show, Trevor Noah, describió en una entrevista reciente a Piketty como un “economista rockstar”, por la forma en que sintetiza y comunica sus ideas. Piketty se mantiene en el lado de los optimistas. El autor, quien también es profesor en la Paris School of Economics y director de estudios en la École des Hautes Études en Sciences Sociales, consideró que es muy pronto para saber hacia dónde se inclinará la balanza, precisamente porque las pandemias pueden tener efectos tan contradictorios en los movimientos y en el pensamiento político. Aunque también advierte que las pandemias históricamente han desencadenado la xenofobia y el repliegue de los países hacia posturas nacionalistas.

“Los choques severos, como las pandemias, las guerras o las crisis financieras, tienen consecuencias en la sociedad, pero la naturaleza de esas consecuencias depende de las teorías que la gente tiene sobre la historia, la sociedad o el equilibrio de poder —en pocas palabras, depende de la ideología—, todo lo cual varía de un lugar a otro. Siempre se necesita una gran movilización social y política para que las sociedades avancen en dirección a la igualdad”.

Capital e ideología es el nuevo libro de Thomas Piketty en la editorial Grano de Sal. Fecha de publicación: Marzo de 2020. Traducción: Daniel Fuentes.
Capital e ideología es el nuevo libro de Thomas Piketty en la editorial Grano de Sal. Fecha de publicación: Marzo de 2020. Traducción: Daniel Fuentes.

El Estado Social, una nueva ruta alterna

De acuerdo con este economista francés, una respuesta adecuada a la crisis es revivir el Estado social en el Norte global y acelerar el desarrollo en el Sur global. “El actual régimen de libre circulación de capitales, establecido en los años ochenta y noventa bajo la influencia de los países más ricos, especialmente en Europa, fomenta la evasión de los millonarios y las multinacionales. Impide que los países pobres desarrollen un sistema fiscal justo, lo que a su vez socava su capacidad para construir un Estado social”.

Este esquema exigiría un sistema fiscal justo y crearía un registro financiero internacional que permitiera incorporar a las empresas más grandes y ricas a ese sistema, según el autor de Capital e ideología.

De acuerdo con Piketty se debe usar la deuda pública y la creación del dinero para la gente y no únicamente para los bancos. Se debe “invertir en la gente, en hospitales, infraestructura pública, en mejorar los salarios para los trabajadores de salud y todos los trabajadores de baja y mediana escala”, relató en su conversación con Noah de The Daily Show.

También se pueden obtener buenos resultados si se estableciera un impuesto para los más ricos. Si se sigue el ejemplo de países como Alemania y Japón, que implementaron este esquema después de la Segunda Guerra Mundial, los países podrían iniciar sus procesos de recuperación sin deuda pública.

Piketty dijo que la sociedad no debería de esperar una crisis para resolver los problemas que tiene enfrente. La fragmentación que sufrió la Unión Europea a causa del Brexit se dio porque el proyecto político perdió la brújula de sus objetivos sociales.

“Si tienes libre comercio y una moneda única, pero careces de objetivos sociales, terminas en una situación en la que la libre movilidad del capital beneficia a los ciudadanos más móviles y de mayor riqueza, y enajenas a las clases medias y bajas. Si se quiere mantener la libre circulación, es necesario casarla con una fiscalidad común y con políticas sociales comunes, que podrían incluir una inversión común en salud y educación”.

Una de las oportunidades, de acuerdo con Piketty, es que se puedan buscar nuevos mecanismos de redistribución de la riqueza, como en los suministros médicos —principalmente porque las sociedades del futuro deberán de estar preparadas para la próxima pandemia— y porque aún hay más trabajo por hacer. Para Piketty esta discusión se parece a la que se tenía en el siglo XIX donde los conservadores defendían la desigualdad extrema respecto de la propiedad —incluyendo la esclavitud— en lugar de aceptar la distribución de la riqueza porque temían que si se distribuía equitativamente dichos recursos se desencadenaría que les fueran a expropiar todas sus propiedades.

“Hoy creo que tenemos que abandonar esta mentalidad de arancel 0, así sea sólo para pagar por las amenazas globales como el cambio climático y las pandemias, pero eso significa inventar una nueva narrativa”, dijo Piketty.

[email protected]