En México, uno de los retos de salud pública que ha permanecido a través de los años por su incidencia ascendente, son las enfermedades no transmisibles. Durante 2020, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes fueron la primera y tercera de causa de muerte en el país. Por ello, se creó una alianza entre instituciones privadas para generar el Tour de Pruebas Diagnósticas Cardiometabólicas 2021, esta se llevará a cabo por varios estados de la República mexicana para realizar un perfil lipídico y pruebas de glucosa, presión arterial, creatinina y albúmina.

“Cuando te sientes mal y vas al doctor, vas con la esperanza de que te vas a curar, pero de las enfermedades que hablamos son incurables, no hay forma de eliminar el problema, pero sí existen tratamientos para que se pueda mantener la calidad de vida por más años. Esto es lo que hace tan importante un diagnóstico temprano, esa es la clave de este esfuerzo de una parte de la comunidad que atiende la salud de los mexicanos”, dijo Javier Potes, fundador y director general del Consorcio Mexicano de Hospitales (CMH),

Además del tema de cultura, que es fundamental para corregir muchos de los problemas de salud, se tienen que atacar con el tema preventivo, “aquí la idea es realizar estos diagnósticos y complementarlos con una oferta de servicios médicos para la atención de estos pacientes”.

En este sentido, explicó que uno de los grandes cambios que tenemos que hacer en el sistema de salud, es el de integración, “se ha hablado por muchos años de un sistema de salud universal que pudiera integrar a las instituciones públicas e incluso al sector privado; sin embargo, rara vez hablamos de integrar al paciente al sistema, en este sentido su participación es fundamental porque si las personas no sienten que son parte de él, no se enfocan en su salud, lo ven más como un problema que alguien más les tiene que arreglar, y no funciona así”.

Dijo que desde la sociedad tenemos que cambiar nuestro enfoque y darle prioridad al tema de la salud, mismo que es parte de la agenda pública, es decir, en donde todos tenemos responsabilidad para una solución transversal. La cadena empieza por preocuparnos por nosotros mismos, conocer nuestro cuerpo y tomar consciencia de atenderlo:

“Exigir que nos resuelvan, cuando ya llegamos con un problema serio es un tema de fondo que tenemos que empezar a cambiar”.

Por lo pronto, este primer esfuerzo se trata de no permitir que esto se complique más, pues simplemente con la pandemia las consultas de seguimiento para diversas enfermedades bajaron más de 50%, por miedo de asistir a los centros de salud. “Ahora es momento de retomarlo”, agrega el también miembro fundador de la Liga Ibero Latinoamericana de Atención a la Salud.

¿Qué pasa después del diagnóstico?

Imaginemos que afortunadamente se detectan casos tempranos o que requieren atención, para ello hay tres caminos, las personas que al ver que tienen un problema se atienden en el sistema público y acuden con sus estudios, el segundo escenario son las personas que se tratan en el sistema privado, pero el tercer escenario, que representa entre un 30 a 40% de la población, no sabe con quién acudir.

Por eso la idea es además vincular al médico con el paciente y eso es lo que hace este programa, una vez que se entrega el resultado al paciente, a través del portal disponible para esta campaña, se selecciona por especialidad y ciudad para encontrar a los especialistas con un precio preferencial para la primera consulta y después buscar cuál será el seguimiento ideal. Habrá un listado de médicos generales, internistas, endocrinólogos y cardiólogos.

En este esfuerzo de AstraZeneca, en alianza con el CMH, participan como socios Farmacias Benavides, Farmacias del Ahorro y Farmacias Roma. “Estos son los primeros pasos sobre prevención que provienen del sector privado y que por tradición no se había tocado, generalmente vemos la parte correctiva, pero estamos plenamente convencidos de que hay que empezar a cambiar, necesitamos que nuestro modelo de negocio y de operación sea la salud, no la enfermedad”, concluye Potes.

nelly.toche@eleconomista.mx