En el último año y medio todo se ha volcado hacia la pandemia pero es necesario voltear a las demás enfermedades tales como las alergias porque son muy frecuentes, se presentan en todas las edades y cuando no se tratan de forma adecuada o no se diagnostican de manera temprana, pueden presentar complicaciones que alteran la calidad de vida y elevan los costos de atención.

En el Día Mundial de las Alergias, que se celebra este 8 de julio, el alergólogo, inmunólogo y pediatra Said Arablin Oropeza nos explica sobre este padecimiento. “En las alergias básicamente el cuerpo reacciona a cosas que normalmente están en el ambiente y que al resto de las personas no les pasa nada porque podrían considerarse cosas inertes, sin embargo en una persona alérgica, el sistema inmune monta una respuesta mucho más activa, pensando que es un agente extraño”.

Por ejemplo, una persona con rinitis alérgica, si se pone en contacto con algún polen, al inhalarlo, el cuerpo lo reconoce como un agente extraño y se produce inflamación. Es parecido a cuando una persona es atacada por un virus o una bacteria y se altera el sistema respiratorio solo que en este caso no hay un agente infeccioso, solo es una sobre respuesta al sistema inmunitario y se presenta en diferentes niveles.

El también gerente de enlace médico de inmunología para Sanofi Genzyme, agrega que si la alergia se presenta en la nariz, se llama rinitis alérgica; si se presenta a nivel bronquial, se llama asma; y esta misma respuesta a nivel de la piel es una dermatitis atópica. También hay alergias alimentarias, o a medicamentos, pero todas comparten esta fuerte respuesta del propio cuerpo a cosas que están en el ambiente.

La frecuencia varía, pero en general un 40% de la población tiene alergia, la más frecuente es justo la rinitis alérgica, que afecta a cuatro de cada diez personas, de todas las edades, le siguen la dermatitis, con una persona de cada diez; y el asma, que comparte una prevalencia similar. “Si vemos los números, en realidad no es algo que sea tan poco común, aún así estos padecimientos están estigmatizados”.

Estigma por alergias

El especialista comparte un ejemplo. En el caso de los pacientes con asma, normalmente no participan de las actividades físicas de su escuela, de actividades deportivas o se le tiene recluido en la idea de protegerlo. “Nosotros lo que queremos es que se hable de esto y un día mundial de la alergia es super importante porque nos permite hablar sobre estas enfermedades, que no se estigmaticen y los pacientes atiendan su padecimiento de forma oportuna y tengan una vida plena”.

En muchos casos los médicos de primer contacto desconocen estas enfermedades, o probablemente las conocen pero es difícil hacer el abordaje adecuado, por ello la idea es que el paciente también tenga una pauta de alertas, por ejemplo: Si se detectan muchos problemas respiratorios frecuentes, mucha congestión nasal, ronquidos frecuentes, tos y silbidos por las noches; o en el caso de la dermatitis, ronchas, mucho enrojecimiento de la piel y comezón, es una alerta para poder buscar el tratamiento con un especialista, que en este caso es el alergólogo. 

Tenemos que entender que las alergias no son una cuestión rara y tampoco son necesariamente graves, tampoco debe ser motivo de aislamiento, pues hay forma de controlar los síntomas. “Hay opciones de tratamiento. Para las alergias van como si fuera una escalera, suben de acuerdo con las necesidades del mismo paciente, la mayor parte de ellos, entre 80 y 90%, en pasos intermedios, con medicamentos nobles y seguros se puede controlar de forma adecuada, y aun así los cuadros graves tienen opciones de tratamiento efectivos y seguros”.  

nelly.toche@eleconomista.mx