¿Qué es del mundo editorial después de un prolongado periodo de emergencia sanitaria e intermitencia en las actividades de la industria del libro?

Muy a pesar de lo que se pensaba hace 10 años sobre la irrupción del libro electrónico y el desplazamiento del impreso, y pese a la desestabilización del mercado por el cierre de los puntos de venta según las condiciones de propagación del virus, en este mundo al que llaman postpandémico, pero aún inmerso en la emergencia sanitaria, el libro sigue siendo predominantemente físico, afirmó Roberto Banchik Rotschild, director general de Penguin Random House Grupo Editorial para México, Centroamérica y el mercado hispano en Estados Unidos, durante su participación en la segunda jornada de la XI Semana de las Industrias del Entretenimiento organizada por la Universidad Anáhuac México.

“El mercado mexicano es el único que no se ha recuperado este año en la parte de la industria editorial y en el consumo de libros”, reflexionó en conversación con la comunidad universitaria.

“Las librerías salieron y siguen golpeadísimas. La gente no está consumiendo a pesar de todos esos formatos en los que uno pensaría que se facilitaría la lectura”.

Con la incorporación al plano virtual, evaluó, hay una oportunidad de diversificación de los formatos editoriales en digital y audiolibro. Sin embargo, dijo, ninguno ha crecido lo suficiente como para representar un peso significativo del mercado. Apuntó que incluso en los mercados más desarrollados para el formato, como el de Estados Unidos o Inglaterra, el libro electrónico no superó el 30% en los momentos más álgidos.

Por otro lado, Banchik Rotschild afirmó que es una realidad y una oportunidad de negocio la búsqueda de sinergias con la industria audiovisual, puesto que reconoció en esta a la competencia más seria en un mundo donde la oferta editorial también está incorporada al internet.

“Hoy por hoy una de las grandes competencias que tenemos no es Editorial Planeta, y no es que no sea una buena editorial; pero es Netflix y Disney+ porque están creando contenidos impresionantes, fantásticos, que están quitando tiempo de lectura. Entonces, ahí hay una sinergia enorme, donde estamos constantemente tratando de vincularnos con estos productores de contenidos audiovisuales para que tomen los contenidos clásicos o los que surgen originalmente del papel, de un libro, y los lleven a la pantalla. En eso hemos encontrado un ganar-ganar. El mejor ejemplo que tenemos es ‘Juego de tronos’. Desde hace muchos años editamos a George R.R. Martin. HBO tomó esta saga, la hizo serie y el resto es historia”, declaró.

El libro impreso, más resiliente de lo que imaginábamos

El director regional de Penguin Random House además declaró que “un cambio que ya venía, que era la digitalización de todo, hubiera tardado varios años en lograrse y de una manera bastante timorata, seguramente, porque es difícil enfrentar los cambios cuando no hay una necesidad imperante”.

No obstante se dijo “convencido de que el libro físico va a seguir por muchos años”, puesto que resultó ser mucho más resiliente de lo que se hubiera imaginado una década atrás. Indicó, por ejemplo, que hay formatos que no hallaron un gran nicho en el formato digital, como los libros infantiles y juveniles por la diversidad de formatos, como el pop-up, imposibles de traducir al plano digital.

Se refirió brevemente a la industria del libro de texto gratuito para educación básica, otro de los sectores severamente impactados por la pandemia en América Latina.

Para el caso específico de nuestro país mencionó: “es un mundo interesantísimo, en México en particular por el control monopólico que tiene el gobierno. Es de los pocos países en el mundo que tienen ese control férreo del libro de texto, en particular de primaria, que es lo que ha suscitado todo ese debate que tenemos ahora: el libro de texto controlado por el gobierno se vuelve también un arma de propaganda política importante”.

Piratería, otra de las grandes adversidades

En México la piratería de libros físicos y digitales está fuera de control, estima Banchik Rotschild. De acuerdo con datos de CeMPro, 4.8 de cada 10 libros que se distribuyen en el país son piratas. “Esto quiere decir que la industria editorial podría ser al menos 40% más grande de lo que es hoy si no hubiera piratería. Nos hemos encontrado tanto PDF’s como libros físicos pirata a la venta en Mercado Libre”, lamentó el director de PRH.

¿Qué se consume en América Latina?

A pesar de las apariencias, la ficción no es el mercado más grande en la región. Mientras que Argentina, Uruguay y Chile son grandes consumidores de ficción, México, Centroamérica, Colombia y Perú son mercados fuertes para la no ficción. En estos países se consumen más libros de autoayuda, periodismo y ensayo.

Actividades destacadas de la XI Semana de las Industrias del Entretenimiento

Miércoles 21 de abril 15:00 h

Conferencia: ¿Qué es la supervisión musical?: Annette Fradera, productora, y supervisora musical para cine y teatro.

Jueves 22 de abril 14:30 h

Plática y función especial: Blindness: La primera instalación teatral inmersiva diseñada con distancia social. Participan: Rosalia Campillo, stage manager, y Miguel Jiménez, diseñador de audio. Teatro Insurgentes.

Viernes 23 de abril 11:30 h

Conferencia: Conoce como la inteligencia artificial puede crear virtual influencers. Erick Hans Guevara, CEO y cofundador de Eugenia. En vivo.

16:00 h Participación especial de Ximena Sariñana.

La programación puede seguirse en las cuentas Facebook, Twitter y YouTube de LicDEEN. Licenciatura en Dirección de Empresas de Entretenimiento

ricardo.quiroga@eleconomista.mx