Los Ángeles. La cantante pop Whitney Houston, exitosa en los 80 y 90 pero que había decaído en los últimos años debido a su adicción a diversas drogas, fue encontrada muerta el sábado en un hotel de Beverly Hills.

"A las 15:55 horas Whitney Houston fue declarada muerta en el hotel Beverly Hilton", informó el portavoz de la policía, Mark Rosen.

"Lamentablemente es verdad", dijo su publicista Jill Fritzo en un mensaje electrónico a la AFP confirmando el fallecimiento, sin dar más detalles.

Houston fue hallada muerta en su habitación en el Beverly Hilton -donde estaba hospedada desde hacía varios días- horas antes de una tradicional cena previa a la entrega de los premios Grammy de la música, que ofrecía en el mismo hotel el veterano productor Clive Davis, quien había descubierto a la cantante.

El exmarido de Houston, el cantante de rhythm and blues Bobby Brown, lloró mientras ofrecía un recital con su grupo New Edition en el estado de Mississippi. "¡Te quiero, Whitney!", dijo al terminar una de sus canciones, y lanzó un beso al cielo.

El domingo, la hija de Houston y Brown, Bobbi Kristina, "fue llevada al hospital y tratada por estrés", dijo un amigo de la familia a la AFP, bajo el anonimato.

Los organizadores de los premios Grammy modificaron la programación de la ceremonia e incluyeron un "respetuoso" homenaje a Houston tributado por Jennifer Hudson, la cantante de rhythm and blues que había recibido un Grammy en 2009 de manos de Houston.

"En pocas palabras, Whitney hubiera querido que el espectáculo continuara", dijo Clive Davis.

"Muchos de aquellos que van a ser recompensados en los Grammy le deben gran parte de su éxito. Creo que, como pionera, Whitney merece que se la recuerde afectuosamente", señaló el magnate de la música Simon Cowell.

Neil Portnow, presidente de la Recording Academy, organizadora de los Grammy Awards, estimó por su lado que la artista, ganadora de seis Grammy "fue una de las mayores cantantes de todos los tiempos".

El padre de Amy Winehouse, muerta en julio pasado por una sobredosis de alcohol, confió en su cuenta de Twitter: "Amy, Etta (James, también recientemente fallecida), Whitney. Su música no morirá JAMAS. Qué súper grupo de muchachas forman ustedes en el paraíso".

Por otro lado, Houston estelarizará una película póstuma que cuenta la historia de un trío musical y sus problemas derivados de la fama y el consumo de drogas, que terminó de filmar antes de su muerte.

"Sparkle," que se estrenará en agosto, es una nueva versión del filme de 1976 que se inspira vagamante en la historia del grupo de soul estadounidense The Supremes, que retrata a tres hermanas que enfrentan las dificultades de una carrera artística.

Houston, que tenía 48 años, despuntó en la escena musical de Estados Unidos como cantante pop en los años 80 y 90, alcanzó 11 hits en Billboard, vendió 170 millones de discos y fue premiada en los Grammy. Es reconocida, además, por su actuación en "The Bodyguard" ("El guardaespaldas"), junto al actor Kevin Costner.

Tras trabajar durante algún tiempo como modelo, avanzó en el mundo de la música con éxitos como "How Will I Know," "Saving all My Love for You," y "I Will Always Love You".

Desde el comienzo de los años 2000 fue portada de las revista por su adicción a las drogas, y su carrera se desplomó. Su espacio fue ocupado por cantantes más jóvenes como Mariah Carey y luego Beyoncé o Rihanna.

En 2010 tuvo que anular parte de su gira europea y ser hospitalizada en París por una infección respiratoria, al tiempo que continuaba cargando con su adicción, contra la cual siguió una cura de desintoxicación la primavera pasada.

Su última aparición pública fue el jueves, cuando fue vista en una discoteca de Hollywood, desaliñada y desorientada, según la cadena ABC.