La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, sigla en francés que se refiere a su anterior nombre) tendrá una importante actividad este año, aun cuando el acelerador Gran Colisionador de Hadrones (LHC) entre en un periodo de inactividad por 20 meses para realizarle labores de mantenimiento y acondicionamiento que lo pondrán a punto para que alcance las energías para las cuales fue diseñado.

La actividad para los próximos meses se centrará en los proyectos ALICE y ELENA, un nuevo detector que en este año iniciará su construcción y con el que posteriormente se llevarán a cabo experimentos en antimateria bajo el proyecto AEGIS .

El físico Gerardo Herrera Corral informó que del 18 de enero al 10 de febrero próximos se llevará a cabo ALICE, donde participa un grupo importante de científicos mexicanos, casi 30 entre estudiantes, posdoctores e investigadores, lo que constituye la presencia científica más fuerte de nuestro país en este programa desde sus inicios, hace 18 años.

En ALICE (acrónimo de Un Gran Experimento de Colisión de Iones), donde hay 1,200 participantes de 132 instituciones de 36 países, se llevará a colisión protones contra iones de plomo, choques que hasta hoy no han sido observados a las energías a las que llega en la actualidad el acelerador.

Lo que se pretende con este experimento, explicó Herrera Corral, es que ALICE pueda tener una cantidad de información suficiente que permita entender mejor las observaciones que se han venido haciendo en la colisión de iones de plomo contra plomo.

LA PAUSA

Después de ALICE, el Gran Colisionador cerrará por 20 meses . En este tiempo, se le dará mantenimiento y se le realizarán algunos acondicionamientos. Vamos a estar trabajando, tratando de corregir problemas que hemos observado en los detectores, de tal forma que cuando regrese a la actividad en el 2014, lo haga con una energía mayor; es decir, con la energía para la cual fue diseñado, que es de 14 Teraelectrónvolts en el centro de la masa de la colisión, pues hasta hoy lo ha hecho con 8 Teraelectrónvolts dijo Herrera Corral.

También durante la pausa, se empezará la construcción en el 2013 de ELENA (sigla en inglés de Antiprotones de Energía Extra Baja), un nuevo decelerador, cuya función es tomar el haz de antiprotones para desacelerarlos. Cuando los protones son desacelerados y llevados a una energía muy baja, pueden pasar a ser antiprotones y, al ser combinados con positrones (las antipartículas de los electrones), formar antiátomos.

Con esta nueva máquina se aumentará el número de átomos de antimateria que se puedan producir con los menores niveles de energía nunca antes alcanzados, con el objetivo de mejorar los estudios de la antimateria. Y un tercer proyecto es AEGIS (Experimento de Antimateria: Gravedad, Interferometría y Espectroscopía), donde se empezarán a tomar datos que buscarán medir la fuerza de gravedad que experimentan los átomos de antimateria .

Gerardo Herrera añadió que el LCH, considerado el proyecto más grande y ambicioso en la historia de la humanidad, de largo alcance y participación internacional, llegará al reabrirse a una energía tan alta, en particular en ALICE, que se producirá materia en condiciones extremas muy parecidas a las que existían en el Universo temprano, apenas unas fracciones de segundo después de la Gran Explosión .

(Con información de la ACM)