El Economista cumple tres décadas y lo festejamos con una renovación. Hicimos cambios en nuestra edición impresa para propiciar una lectura más ágil e incorporamos color en cada una de nuestras páginas. No se trata de cambios cosméticos porque la transformación es de forma y fondo. Es nuestra forma de encarar una realidad que nos reta todos los días.

Estamos orgullosos de nuestra historia, pero también somos conscientes de que eso no garantiza un lugar en el futuro. Hemos hecho una puesta al día de nuestro periódico impreso y en las próximas semanas estaremos implementando otros cambios. El Economista cambia para mantenerse a la vanguardia. Queremos ofrecer más cercanía, más profundidad, más matices y más soluciones. Para nuestros lectores y para nuestros anunciantes.

Como empresario, soy consciente del privilegio que entraña ser presidente de un medio de comunicación. Entiendo este privilegio como un compromiso: contribuir a que México desarrolle todo su potencial. Creo en México y confío en el papel que deben desempeñar los medios de comunicación. Desde El Economista nos corresponde apoyar las cosas que se están haciendo bien y llamar la atención para que se corrija aquello que no va por buen camino. Hacerlo con firmeza, sin estridencias, con personalidad.

El Economista nació como un medio especializado y en el futuro seguirá siendo así. Cada campo informativo requiere una atención al detalle que sólo puede producir un medio verdaderamente especializado. Nuestra misión no se agota ahí. Para cumplirla a cabalidad debemos mantener la atención informativa en cualquier asunto que sea relevante en otros campos, por ejemplo: política, cultura, deportes y tendencias.

Somos una plataforma de información que entiende el periodismo como un ejercicio cotidiano que es esencial para mantener viva la democracia. Asumimos con gusto el reto de ser un promotor de las libertades y una caja de resonancia de las aspiraciones por tener una sociedad más justa. Queremos seguir siendo parte del diálogo que define el rumbo económico, empresarial y social de México. También aspiramos a ser el aliado perfecto para las necesidades de comunicación publicitaria.

Confío en que los próximos 30 años serán mejores para El Economista y para México. Como empresario que participa en los sectores educativo, financiero y tecnológico, sé que la información de calidad es un insumo vital para la toma de buenas decisiones. Con esta renovación, desde el Grupo Nacer Global expresamos nuestro compromiso para impulsar que El Economista siga siendo un referente en temas económicos y de negocios. Una plataforma informativa reconocida por la calidad de la información que produce y difunde. Un medio que evoluciona para ofrecer las mejores respuestas en materia publicitaria para la comunidad de negocios y para la sociedad.

Cambios en la edición impresa de El Economista
Nueva edición impresa El Economista. Ver Infografía