Yongqing Bao se convirtió en el fotógrafo de la vida silvestre del año 2019. Su poderosa imagen relata el desafío final en la naturaleza. Con la combinación de humor y horror, su fotografía captura un momento único entre un zorro tibetano y una marmota, en que el poder del depredador, enseñando los dientes ante el terror de su presa, exhibe la batalla por la supervivencia.