Con el fin de eficientar el consumo del agua e impulsar la sustentabilidad de este recurso, la Industria 4.0 entra al saneamiento y uso del agua en México. “Es la primera vez que la digitalización se aplica a los procesos en torno del agua, un adelanto que se presentó en la feria industrial de Hannover Messe, ya se está aplicando en el país, lo que implicará un mejor aprovechamiento por parte de plantas de tratamiento y de bombeo de fuentes naturales”, destacó Alejandro Preinfalk, vicepresidente de Digital Industries de Siemens.

“Para nosotros el agua es un sector clave porque vemos mucho potencial de optimización desde el punto de vista energético para los procesos a través del uso de tecnologías”, explicó el representante en entrevista para El Economista.

Ahorros de hasta 60 por ciento en consumo eléctrico

De acuerdo con datos proporcionados por Siemens, tanto para el tratamiento como la distribución del agua, a raíz de la entrada de la digitalización podemos generar ahorros de hasta 60% anual en el consumo de energía eléctrica para bombas de agua y otros procesos relacionados.

Hoy la innovación tecnológica para mejorar el aprovechamiento del agua está dirigido a desarrolladores y grandes consumidores, como la industria hotelera y las comisiones estatales del agua.

Se trata de un variador de frecuencia, denominado Sinamics G120X, éste se caracteriza por controlar motores que bombean agua e impulsan el aire para realizar diferentes aplicaciones dentro del sector de infraestructura para agua potable.

“Vemos que, a través de nuestro sistema de variador de frecuencias, tenemos simplicidad, para su integración, selección, mantenimiento, integración a las aplicaciones existentes, confiabilidad, con alto rango de potencia y que puede operar en ambientes de -20 y hasta 60 grados centígrados”.

Preinfalk especificó que estas aplicaciones permiten además sistemas de control multibomba, para manejar varios motores, procesos de llenado suave de tubería, que eliminan el llamado golpe de ariete, el cual daña la estructura si no se controla; también son soluciones para pozos, con automatización y telemetría, que permite medir los flujos del agua a distribuir, centros de control de distribución y procesos de tratamiento.

Todos estos espacios, además, son susceptibles a la recolección de datos que permite la visualización y con ello, hacer analítica de datos para optimizar el proceso y ver opciones de ahorro de energía, mantenimiento predictivo y tener un manejo mucho más inteligente del sistema que evite fallas. También, hay ahorros en la instalación de los sistemas porque ya vienen configurados.

Agregó que desde la empresa que representa, buscan generar una sinergia entre el consumo eficiente de los recursos y la innovación tecnológica; por ello, una de las principales cualidades que distingue a la nueva serie de variadores es su enfoque digital.

“Que este tipo de instrumentos ya esté siendo integrado a México a nivel técnico y práctico nos pone en una buena posición de competencia”, dijo Preinfalk, “hoy estamos en la curva de arranque a nivel global”.

Estos avances también fueron presentados durante la Industrial Transformation Mexico, que apoya a las empresas en su camino hacia una mayor expansión, “estamos convencidos de que hay mucho interés por entrar a la industria 4.0, pues las ventajas posibles van en varios sentidos, ahorros de energía, aumento de producción y sistemas flexibles, éstas son ventajas que hacen que el caso de negocio sea bastante viable”.

nellytoche@eleconomista.mx