Iota tocó tierra este lunes en la costa del Caribe Norte de Nicaragua como huracán de categoría máxima (5), acompañado de catastróficos vientos, lluvias y marejadas, informó una fuente oficial.

"Este potente huracán Iota ya está en la parte delantera, ya está en tierra. En este momento el ojo del huracán se encuentra ya tocando el límite de la costa de Haulover", en el Caribe, dijo en rueda de prensa Marcio Baca, director de meteorología de Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El huracán llegó al litoral centroamericano como categoría 5, dejando potentes rachas de vientos y lluvias en las comunidades costeras de Haulover, Prinzapolka, Karawala y Wouhnta, así como Bilwi, principal ciudad del Caribe Norte, donde los fuertes vientos arrancaban techos y estremecían los árboles.

Bilwi, con más de 40,0000 habitantes, en su mayoría de origen indígena, recibió la furia del ciclón en medio de la oscuridad por la interrupción del suministro eléctrico, con muchos pobladores resguardados en casas de concreto mientras otras quedaron esperando en sus frágiles viviendas de madera.

Iota es el segundo huracán de gran potencia en azotar el Caribe Norte de Nicaragua en dos semanas, después de que Eta impactara el 3 de noviembre.

Devasta isla del Caribe colombiano

Más temprano, el huracán Iota provocó la muerte de al menos una persona y graves daños en la isla colombiana de Providencia (norte).

"Hay una afectación máxima (...), estamos hablando de un deterioro de cerca del 98% de la infraestructura de la isla", informó el presidente de Colombia, Iván Duque, en Twitter. Una persona fallecida está "por identificar", dijo.

Providencia, donde habitan unas 6,000 personas, es el territorio colombiano más afectado por Iota en su paso por el Caribe rumbo a Centroamérica. Según autoridades, hay dificultades para comunicarse con los pobladores.

"Hemos tenido comunicación muy pobre por la afectación que hay en el sistema de telecomunicaciones" detalló el mandatario.

El hospital de la isla perdió parte de su techo y el archipiélago se encuentra sin servicio de electricidad, según el coronel John Fredy Sepúlveda, comandante de policía del archipiélago que agrupa a varios cayos y a las islas de San Andrés, Santa Catalina y Providencia,

Varios viajeros se encuentran atrapados en hoteles, informó.

Durante la mañana del lunes Iota llegó a estar a 38 kilómetros de Providencia, que se mantiene bajo alerta por la posibilidad de "vientos huracanados" y un oleaje con "alturas mayores a 3-4 metros", según el más reciente boletín del estatal Instituto de Hidrológica, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM).

El instituto recomendó a los pobladores de la isla "extremar medidas" de precaución ante el paso del huracán Iota, que se dirige a una velocidad de 15 kilómetros por hora hacia Honduras y Nicaragua, áreas ya devastadas por el ciclón Eta hace dos semanas.

Además de suspender la actividad en playas, los organismos oficiales anunciaron el cierre del aeropuerto que sirve a Providencia y un toque de queda en la vecina isla de San Andrés, la más grande del archipiélago, hasta la madrugada del martes.

Colombia soporta una fuerte temporada de lluvias que deja al menos 5 muertos, 16 desaparecidos y miles de damnificados.

El cambio climático produce un aumento de temperatura en las capas superficiales de los océanos, lo cual genera huracanes y tormentas más poderosos y con mayor cantidad de agua, que constituyen una amenaza más peligrosa para las comunidades costeras, según estudios del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.

kg