“La educación y la investigación deben ser incómodas, nunca complacientes. Hacemos un último llamado para destituir al actual titular del CIDE. Ustedes son responsables del futuro de la institución. Nunca olvidaremos ni perdonaremos su decisión", así comenzaban las acciones este lunes 29 de noviembre por parte de la comunidad de estudiantes del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), quienes desde muy temprano acudieron a las instalaciones de Santa Fe para dar su posicionamiento. 

El CIDE es primero, saquen a Romero. Más ciencia, menos obediencia. Yo defiendo al CIDE, no nos politicen”, fueron algunas de las consignas de los estudiantes.

Habían anunciado previamente la toma del inmueble y paro de labores ante la falta de diálogo, “estamos buscando garantía de que va a haber representación estudiantil en los órganos colegiados”.  A la par, en las instalaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla tomaba en solitario la decisión de ratificar a José Antonio Romero Tellaeche como nuevo director general de la institución.

La directora general del Conacyt aseguró que el proceso de designación se había realizado “de forma transparente y en apego a los estatutos académicos”. Asimismo, señaló que la designación se había dado por el perfil de idoneidad.

A partir de ese momento los estudiantes evaluaron las opciones y votaron por una toma pacífica de las instalaciones del CIDE. Hablaron con los guardias y estos no opusieron resistencia. Antes, representantes de la asamblea estudiantil platicaron con la prensa.

“Se va a establecer una asamblea estudiantil dentro de las instalaciones y ahí cada 24 horas se evaluará qué es lo que procede si es que no se propone un diálogo con las autoridades. No nos vamos a mover hasta que esto ocurra”. Agregaron que como parte del acuerdo es que no habría ningún daño material dentro del inmueble.

A pesar de que aseguraron que están arriesgando su semestre, confían en que esto vale la pena, “que se nos tome en cuenta en los procesos”.

No somos grupos de poder

Zoé González, Sarahí Elizondo y Eduardo Muñiz, fueron quienes a nombre de la comunidad estudiantil aseguraron que entrarían porque: “Hoy en la mañana nos llegó un correo de que las instalaciones estarían cerradas hasta nuevo aviso, porque supuestamente grupos de interés estaban tratando de tomar el CIDE, pero no somos ningún grupo de interés, somos estudiantes, esta es nuestra casa y tenemos derecho a entrar”.

Denunciaron que durante la reunión del Conacyt se cancelaron las votaciones en el Consejo para la elección del nuevo director, por lo que la decisión final fue de la directora Álvarez-Buylla, sin tomar en cuenta a los consejeros, violando los estatutos, de manera prácticamente arbitraria. “Nos tocó protestar en la calle, a cambio recibimos a un director que entró de manera ilegítima, comprometiéndose a dialogar cuando nos tiene esperando en la calle”.

Foto EE: Hugo Salazar

Aseguraron que ellos como estudiantes son uno de los componentes de legitimidad. “Uno de los principios de la democracia es justo ese y nosotros no consentimos que él sea nuestro director general”. Agregan que es completamente falso que alguien se haya acercado a ellos desde Conacyt o dirección general.

Luego de que el presidente también asegurara por la mañana en su conferencia de prensa que el CIDE se “derechizó”, los estudiantes invitaron a Andrés Manuel López Obrador para que conozca la realidad del CIDE, “si se libra de prejuicios verá que aquí se construye ciencia para la nación. Aquí estudiamos las relaciones políticas de México y el mundo, es una comunidad política pero muy plural, aquí hay personas partidarias de ciertos proyectos políticos como la 4T y otras que la critican, pero lo estudiamos desde la pluralidad”.

Tenemos suficientes argumentos para manifestarnos

En entrevista para El Economista, Ramón Cruz estudiante de la licenciatura en derecho, explica que  el hecho de que son un centro de investigación perteneciente a Conacyt y no una universidad con una capacidad autónoma si les dificulta bastante, “porque nos llevaron a un proceso prácticamente unilateral en el que simulan en un comunicado un diálogo con los alumnos”.

Dijo que fueron ignorados en Conacyt, en espacios virtuales y a través de correo electrónico, por ello representa un riesgo tener un director con el que no están de acuerdo, ni en su forma para constituirse como director por cinco años, ni en el proceso que lo llevó a ello,” llevamos además tres meses con procedimientos de destitución de puestos directivos que sí son de la comunidad”.

Agrega que exigir su derecho a la libre manifestación es para generar una sinergia y que haya espacios públicos para el estudio que tengan relevancia nacional e internacional.

“Nosotros al estar matriculados y tener la posibilidad de cumplir con una lista de materias y acceder a un título, somos alumnos de un plantel público, con parámetros diferentes porque formamos parte del Conacyt, una asociación civil que tiene una paraestatal que la cubre, lo que la  hace una figura mucho más compleja a la que de una universidad y su autonomía, pero eso no significa que estemos excluidos del ojo público. Somos un espacio de educación y eso no se les tiene que olvidar”.

Foto EE: Hugo Salazar

Concluyó que hay suficientes argumentos para pensar que Romero Tellaeche quiere imponer un pensamiento único, “lo que hemos visto es solo una muestra de lo que puede hacer con la institución por eso no nos estamos dejando, estamos luchando por construir un CIDE que vaya de acuerdo con las vanguardias nacionales e internacionales y las necesidades de la sociedad. Entonces si viene alguien con un posicionamiento único, de Estado, con una línea directa, cualquier persona podría identificar peligro”.

Emprenderán acciones legales

El grupo de estudiantes buscará además medidas legales “porque consideramos que el proceso fue irregular, no se emitieron públicamente los votos del consejo directivo y los compañeros de estudio de derecho están ya analizando las posibilidades”. Una vía es la impugnación, aunque todavía no está definida, pero esta iría también respaldada por la comunidad de profesores y administrativos.

“Como estudiantes, estamos libres de intereses políticos, todos aquí somos estudiantes activos y no hay partidismos, somos jóvenes interesados por lo que pasa en nuestra institución y por tener una autoridad legítima que nos escuche, dialogue y no nos deje en la calle”.

“Que se demuestre que esta institución pública es de calidad y que podemos acceder a ella, no queremos que haya un solo CIDE, queremos que haya más y que las instituciones públicas tengan verdadera importancia, pero si nos golpean con procedimientos que no entendemos, que no nos rinden cuentas, y que se imponen directores que generan inestabilidad dentro de la comunidad, es muy difícil”. 

La mañana del lunes, la coordinación del litigio de la Comunidad Estudiantil del CIDE informó que fue admitida a trámite la demanda de amparo promovida para suspender de forma provisional el proceso de designación del nuevo director general del CIDE en los juzgados Primero y Décimo Segundo de Distrito en materia administrativa de la Ciudad de México; aun así, la directora general del Conacyt procedió a comunicar el nombramiento.

nelly.toche@eleconomista.mx