El arquitecto Juan José Sánchez-Aedo (México DF, 1956) es un buen caminante. Cuando se le preguntan por sus edificios favoritos en la ciudad de México responde mencionando edificios de referencia en el Centro Histórico: Correo Mayor me gusta mucho, Bellas Artes tiene grandes características, también el Palacio de Iturbide, aunque su techo me parece que no está bien resuelto. (El Antiguo Hospital de) Betlemitas es maravilloso… El Centro Histórico está hecho para caminarse, como los grandes centros de las ciudades antiguas, especialmente las europeas. Yo visito las ciudades caminándolas. El DF tiene varios barrios ideales para caminar, planos, tranquilos: la Roma, la Condesa, la Cuauhtémoc, Polanco .

¿No estamos perdiendo esos barrios caminables, especialmente Polanco, por los nuevos desarrollos urbanos, la construcción de grandes edificios habitacionales en la zona?

Bueno, es inexacto llamarlo Polanco, es en realidad la zona aledaña a Polanco, la que está más allá de Ejército Nacional. Creo que lo que está sucediendo ahí es una gran oportunidad perdida, una oportunidad que ya hubiera querido el urbanista en jefe de Barcelona, de Chicago, de Boston. Es un espacio céntrico, plano, colindante con Polanco… Desgraciadamente esa zona se ha desarrollado con esfuerzos aislados, sin una visión conjunta de largo plazo. Una pena .

Sánchez-Aedo es conocido como un gran arquitecto de centros comerciales, de los contemporáneos malls (palabra inglesa usada para definir espacios peatonales) omnipresentes en las grandes ciudades del mundo. En el nuevo libro Intersecciones 2010-2011 (Arquine) se revisan varias de estas plazas de comercio, aunque no de manera exclusiva. También hay edificios multifuncionales (como el desarrollo de oficinas Dakota 95) y una tienda individual, todos proyectos abordados por Arquitech, la firma que dirige Sánchez-Aedo.

El acierto de las creaciones de Sánchez-Aedo: son malls, sí, hechos para el consumo, pero también son centros de convivencia.

Están hechos para caminarlos. Son abiertos, tienen plazas exteriores, les llega el sol. Nada de esa vieja idea del centro comercial de mediados del siglo XX en el que los compradores iban golpeándose con las paredes, callejones comerciales cerrados hechos exclusivamente para el consumo , explica Sánchez-Aedo.

El arquitecto tiene muy clara la misión (y la historia) del centro comercial como espacio social. Los centros comerciales , dice, no nacieron hace 10 minutos. Pensemos en nuestros mercados prehispánicos, en los mercados populares europeos; espacios donde había lugar para la venta, el encuentro, la celebración religiosa . La primera experiencia de Sánchez-Aedo como arquitecto de malls fue con el centro comercial Parque Duraznos en el opulento barrio de Bosques de las Lomas de Chapultepec, en el DF.

Parque Duraznos (construido en el año 2000) es un parteaguas en la construcción de centros comerciales en México…

Me alegra que tú lo digas porque decirlo yo es bastante presuntuoso, pero digamos que sí .

A lo que me refiero es que es muy diferente a los malls construidos en México hasta el momento.

Es verdad. Es diferente porque es el primer centro comercial concebido como un espacio de convivencia y de estar, casi un espacio público, aunque hecho por la iniciativa privada. Se accede a él por dos calles, sirve además como atajo en la colonia, hay gente que va a caminar para hacer ejercicio… Cuando lo hicimos lo planeamos como un espacio permeable, abierto, en el que uno pudiera irse a tomar un café o a sentarse en una banca a leer el periódico sin necesidad de comprar nada .

Los centros comerciales según Sánchez-Aedo son edificios que importan más que las pequeñas piezas que los conforman. Nada de cajas informes que a su vez contienen otras cajas. Hemos logrado convencer a los comerciantes de que sí se puede tener una visión de conjunto, una identidad que genere sosiego, estabilidad emocional y que también sea un lugar donde se vende bien .

Parque Duraznos y Gran Terraza Lomas Verdes (otra de sus creaciones) están en zonas urbanas periféricas. A las afueras de las ciudades la figura del centro comercial adquiere una gran importancia como explica el arquitecto: En lugares como Ciudad Satélite no hay espacios públicos. Hay, sí, parques y jardines, pero no plazas públicas como tales. Los lugares de encuentro son los centros comerciales. Son verdaderos centros comunitarios .

concepcion.moreno@eleconomista.mx