El Renacido (The Revenant) es una película de acción, bella, espectacular y repleta de perfección pero… también es tramposa y ha engañado a muchos. La famosa pintura sónica de la que tanto habla Alejandro G. Iñárritu (se quitó el González) es débil en su historia y a niveles emocionales.

Vamos por partes, El Renacido del famoso Negro se ubica en tiempos salvajes de la América de 1800 y cuenta la historia de un hombre sediento de venganza (¿le suena conocido?) Leonardo DiCaprio da vida a Hugh Glass un cazador de pieles que va acompañado de su hijo mestizo bajo las peores condiciones climáticas.

OPINIÓN: El renacido... temor

Entonces, un grupo de Indios los ataca y Glass logra escapar con su hijo pero sólo para ser atacado más tarde por un oso (no, no lo viola como dijo la web) que lo deja casi muerto por lo que John Fitzgerald (Tom Hardy) prácticamente lo condena a la muerte al enterrarlo vivo pero como un zombie, Glass regresará a la vida para vengarse de los malos.

Alguien debió decirle a G. Iñárritu (conocido por ser muy terco) que el guión necesitaba corazón y menos discursos filosóficos tan recurrentes en el cineasta; pero conociéndolo, el viaje onírico, los sueños y las metáforas justificaban todo con tal de que se viera muy bonito aunque no hiciera vibrar al espectador.

NOTICIA: Peña Nieto desea éxito a Iñárritu en los Oscar

Pero aquí es cuando entra la magia de Alejandro G. Iñárritu que lleva toda la película a los extremos. A nivel técnico, cada escena (de acción o no) tiene que ser una obra de arte, la edición y el sonido están hechos con una obsesiva perfección, aquí, hasta, pisar un charco tiene que sonar de maravilla.

¿Por qué lo hace?, sencillo, El Negro sabe que tiene que recurrir a todos esos elementos para justificar la falta de corazón en su película que después de la primer hora ya no importa lo que le suceda al pobre de Hugh Glass que por momentos da hasta risa.

NOTICIA: Lubezki busca tercer Oscar consecutivo

La alta tecnología se hace presente como con la famosa escena del oso o diferentes tomas que sí ve en IMAX lo van a convencer de que está frente a la gran película de la que todos hablan pero que se resumirá en la charla posterior a qué bonitas imágenes o un pobrecito de Leo, tan guapo .

Muchos han comparado la última película de Iñárritu con el cine de Terrence Malick y un sinfín de referencias de las aventuras de David Crocket a Danza con lobos. El mexicano acabó haciendo lo que tanto critica del cine de superhéroes: películas vacías pero que se ven espectaculares y privilegian el efectismo como se muestra en el vía crucis de DiCaprio.

Para hacer contrapeso tenemos las maravillosas imágenes que consigue Emmanuel Lubezki El Chivo , sí, muy a la National Geographic pero con los suficientes matices para que cada escena sean una obra maestra y por las que le deberían darle su tercer premio Oscar.

El Renacido es la película favorita y más nominada en los premios Oscar y seguramente se lo llevará El Chivo , claro, Leonardo DiCaprio se lo merece, después de ser sometido a un largo castigo en la filmación en condiciones muy duras.

Leo lo hace bien arrastrándose o volando por los aires pero creo que debió ganar por otras actuaciones; pero Iñárritu lo llevó al extremo y a la Academia le gusta premiar el sufrimiento de los actores.

Espero que The Revenant no gane el Oscar a mejor película (debe triunfar Spotlight) pero seguro El Renacido ganará cada una de las categorías técnicas (incluyendo a Martín Hernández por el impecable sonido).

Es más, que también se lo den a El Negro por haber dirigido una epopeya cinematográfica que muestra el poder de la imagen y el talento de Iñárritu aunque no logré llegar al corazón del espectador como sí lo hizo con Birdman.

[email protected]

mac