El Gobierno federal pagó 14 millones 351,493.09 pesos por el Cine Ópera en el 2009 para salvarlo; en el 2012 pasó a manos del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) institución que prometió restaurarlo, pero nunca sucedió.

Ahora, con el sismo del pasado 19 de septiembre, el mítico cine y sala de conciertos se encuentra en riesgo y a la espera de que hoy o mañana se dé el diagnóstico para remodelarlo o derrumbarlo.

Según documentos oficiales, el Cine Ópera es parte de los bienes inmuebles que componen el patrimonio del Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales (INDAABIN), la transacción del inmueble se realizó el 23 de diciembre del 2009 por la cantidad antes mencionada.

El edificio art déco de la calle Serapio Rendón número 9 fue diseñado por el arquitecto Félix T. Nuncio y construido por el ingeniero Manuel Moreno Torres; se inauguró el 11 de marzo de 1949 y cerró en 1998.

En el Presupuesto de Egresos 2012 se anunció un apoyo de 2 millones de pesos para la recuperación del inmueble, pero no sucedió.

El cineasta Michael Nyman también quedó enamorado del espacio y quería ayudar a su restauración, pero se diluyó en promesas; incluso, el 18 de octubre del 2016, la Comisión de Cultura de la Asamblea Legislativa de la CDMX exhortó a más autoridades rescatarlo.

Contratos para mantener al moribundo

Mediante adjudicación directa, se pagaron a Moyao Arquitectos, SA DE CV, 5 millones 100, 192,88 pesos el 25 de noviembre del 2013.

“Servicios relacionados con la obra pública relativos a la elaboración del proyecto ejecutivo del Cine Ópera (primera etapa)”.

El despacho Moyao Arquitectos trabajó en obras de remodelación del Teatro Metropólitan, el Foro Sol, el Autódromo Hermanos Rodríguez, entre otras. Después, ya no hay datos de ninguna otra etapa.

El último contrato relacionado con el Cine Ópera reportado por el INBA hasta el 13 febrero del 2017, es de adjudicación directa a la empresa Jovely, SA DE CV, con fecha del 11 de noviembre del 2016.

“Trabajos de Mantenimiento en acceso principal, vestíbulo y mezanine, rejas de acceso y trabajos complementarios en el inmueble denominado Cine Opera” por lo que recibió 223.742,38 pesos.

Entre los 12 contratos reportados por el INBA en el Portal de Obligaciones de Transparencia del Instituto, el más antiguo tiene fecha del 13 de junio del 2012, en otra adjudicación directa. Esta vez, a la empresa Mega Arquitectos: “Ejecución de calas y registro de deterioros para los procesos de conservación y restauración en el inmueble conocido como Cine Ópera por 358.662,88 pesos”.

Hasta la fecha, el INBA ha invertido en el Cine Ópera poco más de 13 millones 537, 093 pesos sólo en trabajos de mantenimiento, evaluación y la primera parte del proyecto ejecutivo, el cual, por cierto, se desconoce.

En espera de una segunda oportunidad

El fin de semana pasado, la directora de protección civil de la delegación Cuauhtémoc, Cynthia Murrieta, arribó al Cine Ópera acompañada por un grupo de expertos del INBA y un despacho privado de arquitectos e ingenieros, reportó Alberto Leal, quien vive detrás del Cine Ópera y, junto con un grupo de vecinos, exigió a las autoridades revisar el espacio tras el sismo.

“El edificio presenta daños por el abandono que se ha mencionado, pero no representa un riesgo inmediato de derrumbe. La estructura, según nos informaron, es sólida, aunque y dependiendo de los resultados del escáner se tomara la decisión de conservarlo y remodelarlo o demolerlo”, comentó Leal.

Sin embargo, el dictamen final se dará a conocer entre hoy y mañana, según informaron las autoridades.

“Por ahora no nos piden abandonar nuestros inmuebles, ya que estructuralmente no están en riesgo, pero nos informaron que si el dictamen arroja una posible demolición sí habría que evacuar de manera temporal, pero se verá en el corto plazo de ser necesario y de forma muy controlada”, explicó.

[email protected]