Estados Unidos conforma 5% de la población mundial. Su población carcelaria constituye 25% de las cifras mundiales ... así comienza el documental Enmienda XIII, dirigido por Ava DuVernay, nominado al Óscar como mejor documental, para después entrar de lleno al tema del sistema penitenciario estadounidense, un sistema en donde 40% de los reclusos son de raza negra.

Enmienda XIII presenta una postura aterradora sobre las políticas de seguridad de Estados Unidos: han sido moneda de cambio para ganar elecciones y han servido para perpetuar la segregación racial.

El título del documental hace referencia a la enmienda constitucional que abolió la esclavitud (servidumbre involuntaria) excepto a los que hayan cometido algún delito. Esta misma cláusula de excepción, según se expone, se ha usado para mantener a los ciudadanos de raza negra en la exclusión.

La película hace una revisión histórica sobre la comunidad afroamericana luego de la abolición de la esclavitud en el siglo XIX, que arroja conclusiones alarmantes. Según nos cuentan, una vez que los esclavos fueron libres, comenzó una oleada de arrestos a gente de color, prácticamente de manera recurrente, prácticamente por cualquier situación. Así pues, los antiguos esclavos se veían de nuevo privados de su libertad y sujetos a trabajos físicos.

Poco a poco se fue asociando la criminalidad con la raza. Así que el racismo encontró una manera de continuar su existencia: Qué espanto que las razas se mezclaran , se pensaba, lo que, dicho de una manera sencilla, dio pie a la segregación.

En los años 70, la situación se hizo más difícil pues la tasa de reclusiones subió de manera estrepitosa, producto de la lucha por los derechos civiles. El gobierno comenzó a ver estos líderes como entes peligrosos y recurrió de nuevo a la criminalización, bajo un lente más agresivo.

Luego del movimiento hippie se añadió el factor de las drogas: se hicieron leyes más duras para criminalizar su posesión. Para los años 80, llegó el crack, que se convirtió en un arma para encarcelar a los usuarios de esta sustancia, que eran en su gran mayoría de raza negra.

Enmienda XIII nos muestra cómo, después de la Guerra de Secesión que devino en la abolición de la esclavitud, el sistema se las arregló para que el combate contra el crimen se volviera una cuestión política que podía hacer que uno u otro partido ganará una elección presidencial con base en qué tanto endurecería su postura sobre la seguridad pública. Por supuesto, a mayor dureza contra el crimen, mayor era la tasa de reclusos.

Según datos del documental, la población actual de las cárceles es de 2.5 millones de reclusos, lo cual presenta un problema porque existe sobrepoblación. Aunque esto significa mano de obra barata. ¿Qué se hace con esto? Se privatizan las prisiones y se genera un negocio alrededor, lo que hace rentable seguir alimentando el sistema.

La situación se vuelve aún más grave cuando descubrimos que el discurso de Trump es el mismo que el de varios personajes políticos que vemos en la cinta, y cuyas acciones contribuyeron a que uno de cada tres afroamericanos tenga probabilidades de entrar a prisión, mientras que si uno es blanco lo anterior se reduce a uno en 17.?Para Trump, la criminalidad se halla en los mexicanos, aunque algunos son buena onda pero otros roban, asesinan y violan mujeres, como se decía de aquellos de raza negra. Ahora también tenemos el factor de la migración ilegal, cuyas políticas amenazan con separar familias y segregar no sólo a mexicanos sino a quienes vengan de Irán, Irak o Siria, entre otros países.

Según la postura que se expone en Enmienda XIII, no hay razón para creer que ahora los números que suban ahora sean los de los mexicanos (o todos los latinos) o aquellos cuya religión sea el Islam, a menos claro que los líderes de aquel país hagan algo para revertir esta situación.

Desgraciadamente, como también se ve en el documental, el electorado estadounidense se engancha en estos temas y termina sumándose al linchamiento racial, no vaya a ser que de verdad algún afroamericano, ahora también algún mexicano, termine dañando a su familia o violando a alguien cercano.

Lo que Enmienda XIII nos dice entre líneas es que la lucha por la libertad y la igualdad de razas aún no termina.

@faustoponce