Puebla, Pue. Una de las patentes que registró el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Puebla, que consiste en sustituir el titanio utilizado en los implantes de hueso con un material denominado hidroxiapatita -obtenido a partir de huesos de mamíferos-, se probará este año en un hospital regional del Estado de México con el fin de buscar su comercialización para 2012, una vez que dicho invento garantice resultados.

Así lo dio a conocer Said Robles Casolco, investigador del departamento de Mecánica y Electrónica de dicha universidad, quien en tan sólo dos años ha patentado siete inventos ante el Instituto Mexicano de Protección Industrial (IMPI), todos relacionados a la creación de súpermateriales.

En entrevista con El Economista, señaló que los injertos de su hidroxiapatita costarán un 40% menos que los de titanio, además de que dicha tecnología podría tener un impacto y utilizarse a nivel mundial.

El académico dijo que es muy difícil que alguna empresa o institución del país se interese en aplicar las innovaciones creadas en universidades y centros de investigación, como consecuencia de la falta de un organismo público que realice la tarea de vinculación entre empresas e inventos de forma amplia, por lo que pese a que la patente de la hidroxiapatita la registró desde 2009, aún no se ha podido comercializar.

Reconoció que existen esfuerzos de algunas instituciones públicas y privadas para mejorar la transferencia de tecnología al sector productivo de México, pero los mismos no dejan de ser aislados.

Lamentablemente, la mayoría de los inventos realizados en los centros académicos se quedan guardados en el escritorio, pese al potencial de negocio que tienen , comentó.

Asimismo, Robles Casolco señaló que para la restauración de huesos en personas que han sufrido fracturas severas también se pueden utilizar las aleaciones de zinc, aluminio y plata recubiertas de hidroxiapatita y con ello para los implantes ya no se importaría el titanio, sino serían materiales nacionales.

Indicó que la hidroxiapatita -que es un biomaterial- permite suplir las insuficiencias del cuerpo humano, tanto en el ámbito dental como en aplicaciones ortopédicas, cardíacas, articulares, oftalmológicas o viscerales, además de que se puede fabricar de acuerdo a la geometría deseada para sustituir un hueso dañado del ser humano.

Finalmente, refirió que con este biomaterial se podría realizar un biocemento para relleno de fisuras óseas o para unir los implantes.

Características de la hidroxiapatita

• Bionerte

• Bioactivo

• Bioconductor

• No toxico

• Tiene la capacidad de hacer una osteointegración

• No modifica la estructura genética del cuerpo humano

Otras patentes registradas del investigador Said Robles:

• Zinagizado como proceso anticorrosivo para metales como método electrolítico

• Válvula de derivación de Hidrocefalia Neonatal

• Proceso de Manufactura de materiales ligeros porosos de aleaciones Zinc Alumnio Plata

[email protected]