Remontémonos a la antigua Roma, la Roma clásica. Los jornaleros salen del trabajo caminando por esas calles circulares, azotados por el yugo del sol y muertos de hambre. En las esquinas y debajo de los puentes pequeños comerciantes ponían sus carritos, como hoy en día miles en México ponen sus puestitos de tamales; ésos eran los restaurantes: lugares restauradores del alma. Ahí vendían potajes con sopa de pomodoro, hecha con base en el jitomate; luego de comer estos potajes, los trabajadores regresaban a su jornada repuestos y con energía.

Una súper sopa bastaba para reanimar el espíritu. Con base en esta idea, las empresarias y diseñadoras gráficas Silvia Pineda y Frida tuvieron una inspiración que, en términos soñadores, imaginaban como un restaurante que pareciera una cocina donde la gente pudiera llegar, comer bien y sentirse como en casa. Una vez que la idea maduró, se convirtió en un restaurante de comida natural, balanceada y nutritiva, de nombre pegajoso: Las Soupremes, una alternativa para reanimarse del ajetreo, muy ingeniosa, con estilo y muy femenina, en el corazón de La Condesa (Chilpancingo y Campeche).

El logo, una taza con piernas esbeltas y tacones que sostiene una cuchara como si fuera una guitarra eléctrica, demuestra el espíritu que este par de chicas preocupadas por la buena alimentación querían mostrar: Queríamos algo pegajoso, femenino y fuerte. Una sopita que te salva la vida, que rockea y es sexy , dicen las restauranteras.

UN NOBLE PROPÓSITO

No es novedad que México padece un problema de salud importante, al ser uno de los dos primeros países con mayor nivel de obesidad entre su población en general, desde los niños hasta los adultos. Una deficiencia que es resultado de la mala educación de nuestro país y de la despreocupación de los gobiernos por establecer políticas públicas realmente exitosas para disminuir dichos índices.

Por eso, este concepto más que ser sexy, innovador y atractivo, retoma de su condimento central las sopas, el símbolo que lo fortalece: La mamá que cuida, la Madre Tierra.

La problemática en nuestro país está en un sector que no tiene tanta oportunidad de comer bien, gente que no trae dinero y que sólo se puede ir a las quesadillas. A partir de este proyecto me gustaría lograr algo similar, pero accesible para más personas , explica Frida, quien insiste en repetidas ocasiones que otras de sus preocupaciones para montar este proyecto es generar fuentes de trabajo.

Por su parte, Silvia indica: Queríamos que fuera algo incluyente, no sólo para las niñas a dieta de La Condesa o los vegetarianos extremos. Así llegamos a esta conclusión de las sopas y las ensaladas; con una comida así ya te das por bien servido .

Preocupadas por no contaminar ni producir desperdicios, han creado una lombricomposta donde al final de cada día depositan todos los residuos.

Las raciones son adecuadas y mencionan que es raro que alguien deje comida en el plato. Todo el menú fue hecho con rigor para ofrecer opciones saludables y balanceadas a los comensales.

EL MENÚ

La sopas que preparan son de distintos tipos, desde sopas gourmets hasta caldos tradicionales e internacionales. El cliente, al momento de combinar sus ensaladas, puede ser tan exquisito o atascado como quiera , asegura Silvia.

Todo es natural. No se utiliza azúcares ni sales. Los aderezos son hechos en el local. Cada semana se preparan cuatro sopas. Una de ellas, la de la casa, apuntan Silvia y Frida, es simplemente una delicia: la sopa de jitomate rostizado.

Los sábados y domingos se añaden otras sopas al menú, para cuya conformación realizaron un buen número de pruebas, de tal manera que todo quedara muy bien asentado y nada excedido, tanto en sales como en grasas.

Una buena, sana y deliciosa comida le costará a usted alrededor de $80. Tienen sándwiches y postres bajos en calorías, pero con un agradable sabor.

Próximamente van a promover una línea de tuppers y termos de acero inoxidable, el material más higiénico para guardar y/o transportar comida. Manejan ya un sistema de fidelidad de tal manera que cada cinco visitas, hasta juntar 20, los clientes irán recibiendo un regalo.

Además, las socias están abiertas a recibir propuestas, sugerencias y hasta críticas de los clientes, pues les interesa que la gente adopte su proyecto y que lo sienta suyo. Si quiere saber más información sobre el menú del día, consulte su página en Facebook: Las Soupremes.

aflores@eleconomista.com.mx