Reservar su vuelo con varios meses de anticipación, evitar los viajes de grupo, viajar con cheques de viajero. Estos son algunos consejos que generalmente se dan a las personas que planean sus vacaciones, y en general ahí queda la cosa. Aquí le presentamos ocho verdaderos comportamientos que podrían convertirse en enormes errores de viaje.

1. Hacer la maleta como un scout

En la época en la que el turismo de masa comenzaba a ganar popularidad, era importante preparar el equipaje en función de cada situación que nos podríamos encontrar. A menos de que pase mucho tiempo en una isla, es preferible llevar solo lo estrictamente necesario. Existen pocos sitios en el mundo en los que no se pueda comprar una camisa, un desodorante o un parche.

2. Evitar las agencias de viajes

“La gente cree que al evitar los servicios de un agente de viajes podrá ahorrar dinero, pero en realidad es todo lo contrario”, explicó Lisa Niver de We Said Go Travel. Agencia de viajes significa mejores precios de hoteles, ascenso de clase en el avión y cero problemas de visa. Cuando queremos un buen corte de pelo, precisó Niver, va a una peluquería, “¿por qué no confiar en una agencia de viajes?”.

3. Contratar un plan de datos

Aunque puede ahorrar algo de dinero con una tarifa de datos por cada día que viaje, es mucho más ventajoso adquirir una tarjeta SIM en el lugar que visite. Hay muchas compañías de teléfono que las ofrecen gratuitamente en el aeropuerto. Así, podrá hacer llamadas locales y beneficiarse con planes de datos a bajo costo, además de que tendrá una mejor conexión durante tu viaje.

4. Reservar las visitas

Si hará una excursión guiada por un día o visitará un museo durante sus vacaciones, evite reservar en páginas web socias de otras páginas. “La mayor parte del tiempo, una parte del monto que paga sirve para dar una comisión al sitio web en el que reserva”, dijo Roger Wade, un escritor que viajó a casi 100 países. Así lo cree también Emma Pamley-Liddel, miembro de una familia nómada. Explicó que el precio en línea casi siempre es cuatro veces más caro y que generalmente puede negociar el precio de su excursión una vez que haya llegado al destino.

5. Quedarse en la zona turística

Viajar a una zona ‘de riesgo’ no significa quedarse encerrado en el cuarto del hotel. Hable con gente local de confianza e infórmese sobre lo que pasa realmente: ¿es realmente peligroso para los turistas? ¿qué lugares se deben evitar? ¿o es una exageración de los medios?Salir de nuestra zona de confort nos da la oportunidad de vivir una experiencia de viaje más auténtica y enriquecedora.

6. Cambiar en el extranjero

¿Cree que si cambias su dinero al llegar tendrá un mejor tipo de cambio? ¡Error! Diana Elizabeth, fundadora de Skin Care Ox, sugiere cambiar el dinero antes de salir. “Si espera hasta llegar a su destino entonces tendrá pocas oportunidades para comparar los tipos de cambio y deberá cambiar su dinero en el aeropuerto, donde las tasas son más elevadas”, dijo.

7. Llevar una sola tarjeta

Si quiere minimizar las pérdidas en caso de robo u olvido, viajar con una sola tarjeta de crédito parecería una buena idea. Sin embargo, es mejor contar con una tarjeta de emergencia. Piense en llevar una tarjeta Visa y una Mastercard, pues algunos locales no aceptan todas. Y no olvide dar las fechas de viaje y el destino a su compañía de tarjeta de crédito.

8. Reservar con mucho tiempo

La creencia popular dice que es mejor reservar los vuelos lo más pronto posible. Sin embargo, Condé Nast Traveler dice que, para obtener los mejores precios, toda reservación de vuelo debería hacerse con 76 a 47 días de anticipación. “En mayo compré un boleto a Londres para el mes de junio y me costó US$600. Me hubiera costado US$1.000 si lo hubiera comprado en enero’, dijo George Haskell, de Whiskr.

¿Qué tan útil es definir un presupuesto?

Como lo explicó Brad Klontz, psicólogo y consejero financiero del New York Magazine, “el cerebro emocional responde a la palabra presupuesto de la misma manera que responde a la palabra dieta’’. La asociamos con la noción de privación, sufrimiento, depresión. Lo que nos da la impresión de haber fracasado si, por ejemplo, cedimos a la tentación de comernos un gran plato de pasta en Italia.Tenga una idea del monto que puedes gastar, pero no deje que el miedo a rebasar su presupuesto le arruine las vacaciones.