Al menos cinco personas murieron y otras 18 resultaron heridas tras hacer erupción el volcán Whakaari, mientras que varias decenas turistas permanecen sin ser localizadas en una desolada isla al noreste de Nueva Zelanda.