En el 2009, la tecnológica estadounidense Apple y la compañía mexicana iFone S.A de C.V. se enfrascaron en batallas legales. El primer paso lo dio el gigante tecnológico cuando interpuso una demanda de caducidad ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) argumentando que la firma iFone no había usado la marca por más de tres años.

El organismo público resolvió entonces que el uso de la marca correspondía a la empresa mexicana. Apple, en respuesta, impugnó ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa. En esta segunda instancia las autoridades confirmaron la resolución del IMPI, que desfavoreció a la creadora del iPhone.

Como defensa, iFone promovió una demanda en contra de la compañía con sede en Cupertino, California, y en contra de las operadoras móviles Telcel, Telefónica y Iusacell, que comercializan servicios de telecomunicaciones bajo la marca iPhone, para exigir el resarcimiento de daños causados y por una posible invasión de marca.

Apple interpuso un recurso de amparo ante el 18° Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en contra de la resolución que le desfavoreció, y solicitó una suspensión de las medidas cautelares o definitivas y visitas de inspección que podría iniciar el IMPI por la contrademanda promovida por iFone. El recurso le fue negado.

Posteriormente, la compañía fundada por Steve Jobs y que ahora dirige Tim Cook, presentó un recurso de inconstitucionalidad ante la SCJN en contra de las resoluciones de los tribunales. La Corte deberá resolver si admite o rechaza este recurso.

Confiamos en que no procederá. Esperamos que si ya se confirmó en tres instancias lo mismo (el derecho de uso de la marca iFone corresponde a la empresa mexicana), también en la cuarta instancia debe pasar exactamente lo mismo , afirmó el representante legal.

El último golpe de Apple ante los tribunales mexicanos fue el 6 de febrero, cuando el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal negó la suspensión de posibles medidas que el IMPI podría ordenar en su contra.

La marca iPhone ha causado conflictos a Apple fuera de México. El caso más reciente fue en Brasil, donde el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual (INPI) decidió que el uso de la marca iPhone en el país pertenece a la compañía local Gradiente, que lo registró en el año 2000 y que en diciembre pasado puso en el mercado su primera línea de smartphones con el nombre iphone , con sistema operativo Android, a un precio de 599 reales (unos 350 dólares).

julio.sanchez@eleconomista.mx