La Suprema Corte de Estados Unidos anunció el lunes que está considerando la viabilidad de un escenario en el que los consumidores puedan demandar a Apple por la forma en que administra millones de aplicaciones para sus productos iPhone y iPad, ya que resulta una amenaza para la industria tecnológica desde el punto de vista de la dominancia del mercado.

Robert Pepper, junto con tres demandantes que usan el iPhone, afirman que Apple ha “monopolizado” el mercado de las aplicaciones de teléfonos inteligentes porque tiene el control total sobre los juegos, las utilidades y otras ofertas que aparecen en su App Store.

Apple rechazó la demanda ante la Corte y ahora los jueces tendrán que determinar si los consumidores pueden presentar un caso de este tipo ante los jueces.

Una derrota de Apple podría acarrear problemas para otras compañías, como Google y Microsoft, que tienen sus propias tiendas en donde usuarios de terceros teléfonos pueden hacer descargas.

El resultado podría representar una “inundación de demandas”, dijo Morgan Reed, el líder de ACT: The App Association, un grupo comercial con sede en Washington para desarrolladores de aplicaciones patrocinado por Apple. Por ello, Reed le ha pedido a la Suprema Corte que detenga la demanda.

La demanda podría obligar a Apple a reconsiderar la forma en que administra su App Store, considerada durante mucho tiempo como una de las plataformas más desarrolladas en el sector.

Apple generalmente cobra 30% del precio de todas las aplicaciones de terceros vendidas a través de su portal. A los ojos de los demandantes, esa tarifa perjudica a los consumidores, porque los desarrolladores transfieren esos costos adicionales a los usuarios de iPhone y iPad.

Una pregunta paradójica es la siguiente: ¿quiénes son los clientes de Apple? Apple asegura que dirige sus políticas hacia los desarrolladores y no a los usuarios.

abr