John Chambers se desempeñó por 20 años como el presidente ejecutivo de Cisco Systems. Dejó la compañía con una capitalización bursátil de 120,000 millones de dólares. Durante su gestión al frente de la tecnológica estadounidense, Chambers estuvo a cargo de 180 adquisiciones, vivió la explosión de la burbuja tecnológica de inicios del siglo XXI y protagonizó el cambio de paradigma hacia una economía digital y del conocimiento. Digamos que es alguien que sabe de lo que habla.

Tras dejar el cargo de CEO en Cisco en julio de 2015, fundó el fondo JC2 Ventures y ha dedicado su nueva etapa a asesorar a startups y gobiernos en digitalización para enfrentar el nuevo panorama del mundo tecnológico. En su libro Une los puntos: lecciones de liderazgo en un mundo de startups, recién publicado en español en México, John Chambers relata su viaje al frente de una de las compañías tecnológicas más grandes del planeta —que al cierre del 2018 tenía más de 74,000 empleados en el mundo e ingresos por 51,700 millones de dólares— y delinea los retos a los que se deberán de enfrentar las startups del futuro.

El Economista platicó vía correo electrónico con Chambers sobre sus nuevos emprendimientos con el fondo JC2 Ventures, cómo pueden los países convertirse en una Nación Startup y el libro de estrategias que desarrolló como CEO de Cisco, una guía replicable para que todos los directores ejecutivos puedan aprender y tomen las mejores decisiones para sus negocios.

Este es un fragmento de esta conversación:

—¿Qué consejo le darías a un director ejecutivo recién llegado de una compañía que está en problemas?

—Mi buen amigo y mentor Jack Welch [exCEO de GE] alguna vez que me dijo que todas las compañías necesitan pasar por una experiencia de muerte para convertirse en “grandes”. Ninguna compañía tiene un camino en línea recta, todos los negocios pasan por buenos tiempos y por periodos complicados. He creado un libro de estrategias replicable para el manejo de crisis que pienso que otros pueden adoptar en sus organizaciones en su paso por los altibajos de hacer negocios. Este libro se enfoca principalmente en seis reglas para los líderes:

  1. No te escondas. Como líder de una compañía debes permanecer tranquilo y evaluar la situación de frente.
  2. Determina qué tanto de la situación es autoinflingida o si es liderada por el mercado. Una estrategia para manejar una crisis externa es una muy diferente de una solución para un problema interno. Entender la diferencia es clave para cómo deberás acercarte al problema.
  3. Haz una foto de cómo resolver los retos con una prospectiva en el futuro próximo. Necesitas comunicar el progreso que has hecho y tomar pasos adicionales. Dale actualizaciones regulares a tus clientes, empleados e inversionistas.
  4. Corrige rápido. Recuerda que muy probablemente tengas una ventana de oportunidad para solucionar la situación, así que haz los cambios de una vez y de manera directa.
  5. No sobrecorrijas. La tentación en tiempos de crisis es que entres pánico y cambies todo. Muchas veces una estrategia de largo plazo puede ser la misma con sólo algunos cambios en el corto plazo.
  6. Sé despiadado cuando enfrentes las debilidades que te dejaron vulnerable. Para salir fortalecido, necesitas abordar cualquier problema de manera eficiente, veloz y efectiva, lo ideal sería todo en una jugada decisiva.

—¿Qué necesita México para convertirse en una Nación Startup?

—Para que un país se convierta en una Nación Startup debe enfocarse en dos cosas:

  1. Invertir en la siguiente generación de talento.
  2. Construye un ecosistema fuerte para apoyar el emprendimiento.

Primero y ante todo, necesitamos modernizar el sistema educativo en todo el mundo. Necesitamos construir un cimiento fuerte en el área STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por su sigla en inglés) y preparar a la siguiente generación al mundo digital que será comandado por las startups, no por las enormes multinacionales.

En el futuro, las startups liderarán la creación de empleo, el crecimiento del PIB, la innovación y la inclusión, en tanto que las 500 compañías de la lista de Fortune sin duda lucharán por sobrevivir el ritmo del cambio. Cambiar el statu quo de la educación para enfocarse en el emprendimiento, enseñarle a los estudiantes a cómo construir y escalar compañías e ideas, requerirá de asociaciones estratégicas entre el gobierno, industria y los líderes de la comunidad.

Todos los países deben tener en el nivel de gobierno una estrategia nacional para startups que contribuya a cultivar ecosistemas fuertes. Estos planes necesitan abarcar mucho campo para promover la innovación y las startups, y que incluya, pero sin quedar supeditadas a la infraestructura, educación, estrategias fiscales, simplificación de regulaciones, capacitación y política pública.

John Chambers se unió a Cisco Systems en 1991. Permaneció como director general de Cisco de 1995 a 2017. Foto: Reuters

—Durante tu gestión como director ejecutivo en Cisco, ¿cuál fue la decisión más difícil que tuviste que enfrentar durante la burbuja del puntocom?

—Aunque estoy orgulloso de los éxitos que experimenté durante mi carrera, también he tenido una serie de retrocesos y fracasos —y creo que uno aprende más de sus errores que de otra cosa. La lección más difícil que tuve que aprender y uno de los errores más grandes que he visto en compañías de todos tipos y tamaños es tratar de la misma manera una crisis externa que un problema interno.

Esto lo aprendimos en Cisco en el 2001. Aquella ocasión fue un verdadero roce con la muerte para nosotros. En 45 días, tuvimos una caída en nuestras ventas del 70 al 30 por ciento. La burbuja del puntocom había reventado y nosotros no éramos inmunes ante ella, a pesar del éxito que habíamos experimentado hasta ese punto.

—¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste al crecer con padres que son médicos?

—Cuando tenía seis años, mi padre me llevó en un viaje a pescar róbalos en el río Elk cerca de mi casa en Virginia Occidental. A pesar de todas las advertencias que recibí de mi padre de que no debía acercarme mucho al río, perdí el piso sobre una roca y caí. Casi me ahogo ese día, pero mi padre me dijo: “Agárrate de la caña de pescar” y eventualmente me rescató del agua. Luego vino la lección. Me sentó y me explicó por qué era importante mantenerse en calma durante una crisis. Si hubiera entrado en pánico, no hubiera logrado mantener la cabeza por encima del agua, pero fui capaz de mantener la mente enfocada en la caña de pescar.

Creo que esta lección es aplicable para todos, especialmente cuando atravesamos por situaciones difíciles. Necesitas permanecer en calma y sereno durante la crisis, de lo contrario pensarás demasiado las cosas y acabarás con la cabeza en el agua. Tienes que ir con la corriente y buscar las oportunidades para corregir tu curso. Si te mantienes enfocado en tu estrategia de largo plazo no te ahogarás.

John Chambers, fundador de JC2 Ventrues y Rima Qureshi, Chief Strategy Officer de Verizon, durante el foro Verizon Leadership Forum. Foto: Twitter.com/JohnTChambers
John Chambers, fundador de JC2 Ventrues y Rima Qureshi, Chief Strategy Officer de Verizon, durante el foro Verizon Leadership Forum. Foto: Twitter.com/JohnTChambers

—¿Cuáles son las tecnologías que JC2 Ventures ve entre las más disruptoras en este momento?

—Las tecnologías emergentes como el Internet de las Cosas, el cómputo en la nube, la analítica de datos, machine learning, inteligencia artificial, ciberseguridad y la robótica cambiarán el juego en la era digital donde todos los dispositivos que nos rodean están conectados. Crearán un mundo con el poder de transformar economías y generar nuevas oportunidades para los ciudadanos. Muchas de las startups en las que estoy invirtiendo están aportando a esta transición, algo que es emocionante porque la digitalización tiene el potencial de convertir una industria de 19 billones de dólares en términos de valor económico.

Otras áreas que me emocionan para invertir son:

  • Transparencia gubernamental, con un puñado de startups enfocadas en crear nuevos estándares para que los gobiernos puedan planear, operar y comunicar en formas más transparentes. Digitalizar el desempeño del gobierno energizará las relaciones Estado-ciudadano de forma más abierta y efectiva.
  • Comunicaciones, incluyendo redes sociales, experiencia del cliente y nuevas plataformas de comunicación en general, como la voz. Anualmente las empresas estadounidenses pierden unos 62,000 millones de dólares a causa de las malas experiencias del cliente. Las compañías no pueden asumir que las formas en que siempre se comunicaron con sus clientes los llevarán al éxito. Deben mirar a los canales donde están los consumidores y conectar con ellos ahí.
  • Ciberseguridad, porque aunque yo siempre creeré en el poder de la tecnología de transformar los negocios y la vida de las personas, no se puede negar que las nuevas tecnologías también crean nuevos riesgos de seguridad. Hemos visto esto con el aumento de las vulneraciones de datos y temas de privacidad en años recientes. La seguridad debe ser un componente inherente de todas las estrategias de digitalización.

Todas mis startups tienen implicaciones digitales porque la tecnología ya no sólo es un tema de las TIC; ahora éstas son críticas para la supervivencia en el largo plazo. Los líderes que pueden soñar sueños imposibles y hacerlos realidad al impulsar un cambio tecnológico con una transformación en el modelo de negocio serán exitosos, y aquellos que no, se quedarán rezagados.

—¿Has visto alguna startup interestante que haya atrapado tu atención en América Latina y México?

—En cuanto a mis inversiones, mantengo el enfoque en Francia e India. Habiendo dicho eso, creo que cada país en América Latina, incluyendo México, tiene el potencial de tener éxito como una Nación Startup como cualquier país del mundo. Lo que es importante recordar: crear a nivel gobierno una estrategia nacional para startups que se enfoque en la educación y abrir la brecha para los emprendedores e inversionistas.

[email protected]