El gobierno de Andrés Manuel López Obrador aplicó una reducción de 18% para las partidas de adquisición de tecnología en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 aprobado a finales de diciembre pasado, de acuerdo con un análisis de la consultoría especializada en Tecnologías de la Información Select.

Esto está en consonancia con lo propuesto por el presidente en su Plan de Austeridad Republicana, que en el punto número 10 de 50 establece que “no se comprarán sistemas de cómputo en el primer año de gobierno”.  

El 9 de enero, durante su conferencia mañanera desde Palacio Nacional, López Obrador volvió a referirse al tema aduciendo que la nueva administración encontró “un cementerio de equipos de informática en el gobierno, porque se hacía negocio con eso”.

“Hay modas, de repente todo se convierte en tecnología digital y plataformas, en venta de sistemas de informática. Se gasta muchísimo en todo eso. Una de las medidas del plan de austeridad es que este año le paremos a la compra de equipos de informática”, dijo el presidente.

Para Ricardo Zermeño, director general de Select, no hay duda de que existe corrupción tanto en la iniciativa privada como en el gobierno alrededor de las compras de tecnología, pero esto no quiere decir que las computadoras no sean herramientas de transformación. “Para que lo sean necesitas comprar no por moda, sin corrupción y dentro de una estrategia de transformación digital”, dijo.  

De acuerdo con Select, aún con la reducción, el sector público continúa siendo uno muy importante para la industria ya que representa 19% del gasto organizacional en TIC. En entrevista con El Economista, Zermeño dijo que los principales afectados serán los fabricantes de equipo de cómputo que dependan del gobierno.

“Lo que sufre es el hardware, el software y los servicios se mantienen”, dijo. Las consecuencias de esta reducción, añadió, son que las empresas de equipo que dependen de gobierno serán más impactadas y las empresas de servicios, sobre todo aquellas que ofrecen servicios avanzados como la nube, mantendrán su nivel de negocio.

El especialista aseguró que si bien las señales que manda el gobierno federal respecto de la tecnología preocupan a muchos empresarios, más de la mitad de los encuestados por la consultoría vislumbran un 2019 positivo.

Select proyectó que el crecimiento de la industria TIC en México será de 5.1% para alcanzar 745,224 millones de pesos corrientes durante el 2019, motivado sobre todo por “una mayor adopción de servicios administrados modulares, proyectos de migración a servicios de cómputo en la nube, inversiones en seguridad informática y una fuerte demanda de smartphones. En un escenario pesimista, la consultoría prevé que la industria crezca este año 2.3%, para alcanzar un valor de 725,234 millones de pesos.

“Es un momento de transición con grandes oportunidades y grandes riesgos. Ojalá que logremos seguir tomando decisiones tan valientes y necesarias pero con un andamiaje de ejecución más sólido”, aseguró Zermeño.  

[email protected]