El Galaxy Fold de Samsung Electronics Co. es un dispositivo costoso pero prometedor que da inicio a una nueva fase de la industria de los teléfonos inteligentes.

El lunes, la compañía organizó un evento en la ciudad de Nueva York para que reporteros y otros miembros de los medios probaran el dispositivo por primera vez. Samsung anunció el teléfono en febrero y saldrá a la venta el 26 de abril en Estados Unidos y el 3 de mayo en algunos países europeos, a un precio de 1,980 dólares.

Samsung pronostica que producirá al menos 1 millón de teléfonos plegables este 2019, una fracción de todos los teléfonos que la compañía envió el año pasado. Aún así, la firma de investigación Gartner Inc. espera que el mercado crezca a 30 millones de unidades para 2023. 

Huawei Technologies Co., Xiaomi Corp. y la unidad Motorola de Lenovo Group Ltd. están trabajando en teléfonos plegables. Todavía no hay indicios de que Apple esté desarrollando su iPhone plegable.

El Galaxy Fold tiene una pantalla de 4.6 pulgadas en la parte frontal –más pequeña que la mayoría de las pantallas de teléfonos inteligentes modernos–, pero se abre para convertirse en una tableta de 7.3 pulgadas que permite a los usuarios ejecutar tres aplicaciones a la vez. Tiene medio terabyte de almacenamiento y 12 gigabytes de RAM, por lo que rivaliza con las computadoras portátiles de gama alta. También cuenta con seis cámaras y un par de baterías.

El dispositivo se siente como una tableta cuando se abre. La bisagra hace un satisfactorio clic. Se nota un pliegue, pero no interfiere con su uso. Hay espacio entre los dos lados del teclado de la pantalla táctil para que escribir con los pulgares sea cómodo.

Cuando está plegada, la pantalla frontal es pequeña, y hay un espacio visible por encima y por debajo de la pantalla. El teléfono también es bastante grueso cuando está cerrado. Viene en plateado, negro, verde y azul y los pedidos anticipados comienzan el lunes. El dispositivo estará disponible en Estados Unidos en las redes inalámbricas de AT&T Inc. y T-Mobile US Inc.

Samsung también visualiza teléfonos inteligentes con pantallas enrollables y extensibles, dijo el vicepresidente ejecutivo de Samsung, Chung Eui-suk, en febrero.

La compañía pasó ocho años desarrollando el Galaxy Fold. Aún así, hay dudas sobre su durabilidad.  

Fallas 

El nuevo smartphone de Samsung,  está ya en el foco de las críticas después de que varios periodistas alertaran que los modelos de prueba que les han cedido sufren problemas en las pantallas con tan solo dos días de uso.

La pantalla del dispositivo viene equipada con una lámina protectora de material plástico que si se retira puede provocar desperfectos, como grietas o mal funcionamiento. Cierto es que Samsung asegura en su manual de instrucciones que "retirar la capa protectora o utilizar adhesivos en la pantalla principal, como protectores de pantalla o pegatinas, pueden causar daños".

"Inspeccionaremos en detalle esas unidades (...) para determinar la causa del problema", dijo Samsung en un comunicado. 

Los problemas resucitaron el espectro del fallido Galaxy Note 7 de Samsung de hace tres años. Los errores en sus baterías y su diseño hicieron que algunos ejemplares se incendiaran y explotaran, obligando a la firma surcoreana a solicitar la devolución del modelo y la cancelación de sus ventas.

Los analistas aseguraron que no les sorprendieron los problemas de funcionamiento de los primeros ejemplares de prueba del Fold, pero sí indicaron que es probable que su diseño sea menos duradero que la apertura hacia fuera de Huawei.

"Es más difícil el doblez hacia dentro que hacia fuera, ya que añade presión a las pantallas, y es algo que preocupa a la gente", dijo Park Sung-soon, analista de BNK Securities.