Adam Neumann, cofundador y exdirector ejecutivo de WeWork, rompió el silencio y acusó a SoftBank de abusar de su poder para escapar de un acuerdo para comprarle 3,000 millones de dólares en acciones a él y a otros inversionistas de la empresa.

Una demanda presentada por Neumann acusa al gigante tecnológico y a su Vision Fund de incumplir la promesa de permitir a los primeros patrocinadores de WeWork y a cientos de empleados cobrar parte de sus acciones.

"Neumann confió en (SoftBank y en Vision Fund) para ser administradores de WeWork, que él, y miles de otros, habían trabajado muy duro para construir", dice la demanda.

El litigio de Neumann marca el colapso oficial de la relación entre el cofundador de WeWork y Masayoshi Son, el jefe de SoftBank que había instado al hombre más joven a pensar en grande, y que respaldó sus ambiciones al poner más de 10 mil millones de dólares detrás de la misión de WeWork para transformar los espacios de trabajo, vivienda y estudios.

El año pasado, ambas partes acordaron una licitación de acciones por 3,000 millones de dólares como parte del paquete de rescate multimillonario que SoftBank puso en marcha cuando WeWork estuvo al borde de la insolvencia, que incluyó hasta 5,100 millones de dólares en financiamiento de deuda y la aceleración de 1,500 millones de dólares previamente prometidos en inyección de capital.

La demanda de Neumann alega que dentro de dos meses de haber cedido su control de voto a cambio, SoftBank "estaba tomando medidas secretamente para socavar" el acuerdo.

Esto incluyó presionar a los inversionistas en las dos empresas conjuntas de WeWork en Asia, donde una acumulación planificada era un requisito previo de la oferta pública, afirma, y un intento de cambiar la secuencia de inversiones acordadas en el acuerdo original.

"SoftBank se defenderá vigorosamente contra estos reclamos sin mérito", dijo Rob Townsend, director legal del grupo tecnológico. "Según los términos de nuestro acuerdo, que Adam Neumann firmó, SoftBank no tenía la obligación de completar la oferta pública en la que Neumann, el mayor beneficiario, buscaba vender casi US$ 1 mil millones en acciones".

SoftBank ha impugnado la afirmación del comité de hablar por los intereses de la compañía, señalando que está compuesta por Bruce Dunlevie, un socio general de Benchmark, uno de los primeros inversionistas que se beneficiaría de la oferta pública, y Lew Frankfort, otro veterano. Miembro de la junta de WeWork e inversionista.

kg