Deni Morales tiene 36 años de edad y es originaria de la Ciudad de México. Desde que comenzó su vida laboral, trabajó como asistente de oficina, pero desde hace seis meses su vida cambió por completo. Ahora se encuentra participando en el hackatón de mujeres más grande del mundo y busca que una de las empresas que patrocinan el Talent Fest, organizado por la startup Laboratoria, la contrate cuando descubra sus habilidades en el diseño de User Experience (UX).

“Al principio no me sentí identificada con el programa porque pensaba que era para chicas muy buenas en programación, pero conforme me fui informando más, me di cuenta de que lo único que necesitaba eran ganas, ya que no se requieren conocimientos técnicos, ni conocimientos previos de matemáticas o ingeniería”, dijo.

La historia de Deni es como la de muchas mujeres que por cuestiones de cupo u otras circunstancias no pudieron realizar estudios universitarios pese a que así lo deseaban y para las que Laboratoria se ha convertido en un motor de desarrollo. Ahora, la postulante conoce los lenguajes HTML, CSS y Javascript y le gusta estudiar sobre el entendimiento de los usuarios digitales, el design thinking y los sistemas de diseño.       

Laboratoria es una startup que revoluciona la forma de contratación de mujeres que buscan colocarse en algún puesto en departamentos de TI. Su objetivo no se reduce a unir a postulantes y empresas, sino que entrena a mujeres en áreas de las Tecnologías de la Información, como el diseño de User Experience (UX) y la programación en Front-End.  

Laboratoria nació en Santiago, la capital chilena en 2014 y a lo largo de estos más de tres años de historia se ha extendido a otras cuatro ciudades latinoamericanas: la Ciudad de México y Guadalajara; Lima, Perú, y Sao Paulo, en Brasil. Su trabajo consiste en reclutar a mujeres de cualquier edad y sin algún tipo de preparación específica en el área de la programación, para capacitarlas durante seis meses en un programa intensivo en el cual primero se les enseñan lenguajes de programación básicos, para que ellas después decidan si quieren especializarse en diseño de experiencia de usuario o desarrollo web.

Una vez terminada esta capacitación, las 65 participantes del programa en la CDMX se reúnen en el Talent Fest, este 23 y 24 de abril, un hackatón donde se desarrollan soluciones específicas a problemas técnicos propuestos por empresas como CitiBanamex, Volaris, Lagash, Datank o Scotiabank. Durante esta reunión, las compañías también llevan a cabo entrevistas de trabajo con las participantes del programa, quienes aspiran a ser contratadas por alguno de los equipos de TI.

Hasta el momento, Laboratoria ha capacitado a más de 580 mujeres en las ciudades latinoamericanas en las que opera, de las cuales ha logrado colocar a 80% en las más de 200 empresas con las que ha hecho alianza y que tienen un nivel de satisfacción de 4.5 de 5 puntos con el servicio de la startup.        

Dentro del Talent Fest, Deni es parte del equipo de trabajo de la aseguradora Axa, cuya directora de TI en México, Sandra Luz López Hernández, platicó con El Economista sobre su propio desarrollo como integrante de los departamentos de TI de las compañías aseguradoras más grandes del país.

López Hernández estudió la carrera de Ingeniería en Cibernética y Sistemas en la Universidad La Salle, de la CDMX, y desde que concluyó sus estudios tuvo la oportunidad de integrarse a trabajar en un banco como desarrolladora de sistemas

“El desarrollo era algo que me apasionaba, tal vez por eso me identifico con las chicas de Laboratoria. Conforme fui evolucionando y creciendo profesionalmente comencé a manejar equipos, a ocupar puestos de mayor nivel en las organizaciones y fue en ese momento cuando me moví al sector asegurador, donde empecé a trabajar como manager en proyectos críticos, lo que me llevó a escalar cada vez más y he tenido diferentes puestos directivos, siempre en el área de TI, que es lo que me apasiona”, dijo.

De acuerdo con la directiva de Axa Seguros, desde hace un año, la compañía se encuentra en un proceso de cambio organizacional del modelo en el que opera el departamento de TI, que incluye un movimiento hacia lo que se conoce como polivalencia, en el que los trabajadores de TI tienen la posibilidad de desplazarse entre diferentes funciones que van desde el desarrollo y la programación hasta la administración de proyectos y el análisis del negocio (business analyst). 

“También tenemos una academia que formamos dentro del departamento de TI en la que tratamos de impulsar diferentes clases de lenguajes de programación, de herramientas o de aplicaciones, pero en ellas también hablamos de las diferentes líneas del negocio asegurador”, dijo Sandra López, quien añadió que la compañía también cuenta con un programa de desarrollo que busca que jóvenes conozcan todas las áreas de TI  de la empresa.

Hasta el momento, las generaciones que han conformado este programa de desarrollo han estado integradas en su mayoría por hombres, algo que el Talent Fest de Laboratoria busca cambiar, lo que también representa una oportunidad para Deni, cuyo objetivo es entrar a una empresa en las que tenga posibilidades de desarrollo.  

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx