Brasil y España reforzaron este martes en Sao Paulo su visión de socios estratégicos comerciales con un intenso diálogo empresarial al que se sumaron varias de las compañías españolas más importantes y el anuncio de un cable submarino de telecomunicaciones que unirá a los dos países a partir del 2019.

La presentación del nuevo cable se realizó durante el I Fórum España-Brasil, que clausuró el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y en el cual participaron los presidentes de Repsol, Telefónica, Iberia y Mapfre, entre otras compañías.

El anuncio del cable submarino, con una extensión cercana a 10,000 kilómetros, fue la prueba material del deseo, expuesto durante toda la jornada, de profundizar en las relaciones comerciales bilaterales entre ambos países.

El proyecto unirá Sao Paulo y Madrid (conectándose en el camino con Madeira, Canarias y Cabo Verde) a través de cuatro pares de fibra óptica de 72 terabits por segundo.

El cable submarino "reducirá el tiempo de transmisión de datos entre los dos continentes 40 por ciento", señaló Rajoy, quien añadió que la "Unión Europea aportó 25 millones de euros" (27 millones de dólares) a la iniciativa.

Alcatel Submarine Networks fue la empresa que consiguió la licitación de este proyecto Ellalink, que es el nombre escogido para denominar la filial conjunta creada en junio del 2015 por Telebrás y Eulalink para la construcción del sistema submarino.

Representantes del Gobierno español y de su patronal empresarial consideraron que las relaciones entre las dos naciones podrían aumentar de manera considerable de firmarse un eventual acuerdo de libre de comercio entre la Unión Europea y Mercosur, reseñó la agencia EFE.