Brasil espera capitalizar el Mundial de Fútbol-2014 y los Juegos Olímpicos-2016 para avanzar en su objetivo de convertirse en el tercer mercado mundial de tecnologías de la información y comunicación, dijo en entrevista un alto ejecutivo de la industria.

"Hoy somos el quinto mayor mercado en el mundo de tecnologías de la información y comunicación (ITC por su sigla en inglés o TIC en español), con un valor por 210,000 millones de dólares", dijo Antonio Gil, presidente de Brasscom, la asociación brasileña de empresas del rubro.

Brasscom, que agrupa a empresas locales y extranjeras como IBM, Microsoft, Intel, Ericcson y Lenovo, está desarrollando un estudio con la consultora McKinsey sobre cómo Brasil puede alcanzar el tercer lugar mundial detrás de China y Estados Unidos para 2022.

En ese año, Brasil conmemorará el bicentenario de su independencia de Portugal y el estudio busca crear un plan estratégico para hacer de estas tecnologías "el motor de desarrollo" de este país y que "sea uno de los tres mayores mercados" en ITC, señaló Gil.

Se espera que los resultados de este estudio, bautizado "Brasil 2022", sean difundidos durante un foro organizado por Brasscom en Sao Paulo en octubre.

Gil, ex ejecutivo de IBM, consideró que las fortalezas de Brasil en este campo incluyen sus sofisticados servicios financieros, voto electrónico y sistemas de declaración de impuestos, así como el amplio uso de estas tecnologías en energía, agricultura e industria.

"Ahora estamos enfocándonos en innovación y nuevas inversiones en pequeñas y medianas empresas así como también en usar tecnologías de información y comunicación en áreas como salud, educación y transparencia gubernamental", añadió.

El jefe de Brasscom, de 74 años, ve al Mundial y los Juegos Olímpicos como una bendición para Brasil y la industria de las ITC, con el gobierno destinando miles de millones de dólares a un amplio abanico de proyectos de infraestructura.

" Esperamos que la infraestructura que se está desarrollando pueda ser usada después para el beneficio de todos", señaló Gil. "Nos gustaría que las ITC sean más usadas en educación, salud, desarrollo, banda ancha".

Brasscom, que trabaja de cerca con el Ministerio de Ciencia y Tecnología y otras agencias gubernamentales, coordinó en 2010 la elaboración de un mapa que identificó oportunidades para las tecnologías de la información en los dos megaeventos deportivos.

"Datos de ese estudio revelaron que estos grandes eventos deportivos generarán inversiones por unos 57.000 millones de dólares, de los cuales un 10% será destinado a tecnologías de la información, ya sea directamente a sistemas de transmisión de datos e imágenes, o indirectamente en áreas de seguridad, salud, transporte e infraestructura", señaló la asociación.

"Para los Juegos Olímpicos, se estima que 36,000 millones de imágenes serán enviadas desde Rio al resto del mundo", ejemplificó Gil.

"Brasil hoy tiene 250 millones de teléfonos celulares, más que la población (de 191 millones). Pero son caros debido a los altos impuestos, equivalentes a un 45% del precio total. Imagina si pudiesen rebajarse esos impuestos a la mitad", añadió.

Educación, el desafío

"Brasil será el Estados Unidos del siglo XXI", afirmó Gil con confianza, y dijo que el principal desafío del país es mejorar su sistema educativo y enfrentar la escasez de profesionales calificados.

El Ministerio brasileño de Ciencia y Tecnología anunció este mes un programa por 250 millones de dólares para fomentar iniciativas en la industria del software y tecnología de la información, para tratar de reducir la brecha con países desarrollados.

La meta es capacitar a 50,000 nuevos profesionales hasta el año 2014 y a 900,000 hasta 2022, que se sumarán a los actuales 1.2 millones de profesionales del sector.

El gobierno también lanzó recientemente un programa por 2.000 millones de dólares llamado "Ciencia sin fronteras" que otorgará 75,000 becas en los próximos cuatro años para que estudiantes brasileños acudan a prestigiosas universidades extranjeras.

Las tecnologías de la información representan actualmente alrededor del 4.5% del PIB de Brasil, una cifra que debería aumentar a 6.6% en 2022, según Brasscom.

El país tiene 74 parques tecnológicos, principalmente en las regiones más ricas del sur y sureste, según la asociación brasileña de entidades promotoras de la innovación, Anprotec.