Las Vegas.- En tres a cinco años, el cúmulo de datos digitales (big data) serán para el mundo lo que hoy es el petróleo, y los sistemas de inteligencia para analizar esta información serán su refinería.

Con esta predicción, Steven Shepard, fundador director de la firma de consultoría Shepard Communications Group, resume el impacto que tendrá la información digital en un mundo que busca conectar y medir electrónicamente su mundo físico.

Y los impactos ya se empiezan a percibir. Durante una conferencia previa al arranque oficial de la feria de electrónica de consumo International CES 2015, el experto ejemplificó que la explosión de sensores y de información digital generada mediante la tecnología, las industrias comienzan a tener impactos en la mejora de los procesos de negocio, así como en la mejoría de la calidad de servicios como el cuidado para la salud.

De esta forma ya es posible rastrear y contabilizar inventarios, crear sistemas de monitoreo y seguridad, registrar las condiciones ambientales de edificios o para el rastreo de vehículos.

"En el mundo real ya hay aplicaciones como la medición y monitoreo del comportamiento de las personas, utilizado por las compañías de seguros; rastrear los inventarios en los campos de extracción de crudo; o sistemas inteligentes de estacionamiento urbano", explicó.

"Por ejemplo, en San Francisco existe una aplicación que te dice dónde existen lugares disponibles para estacionarse".

La explosión de datos y de los objetos conectados es una realidad. De acuerdo con proyecciones de IDC, para el 2020 el universo digital albergará 40 Zettabytes de información, desde los 2.8 ZB que había en 2012.

La inversión en iniciativas de objetos conectados a la red, una tendencia conocida como Internet de las cosas pasará de 1.9 billones de dólares en 2013 a 7.1 billones de dólares en 2020 con un crecimiento anual acumulado de 20% durante este periodo. También para el 2020, Ericsson proyecta que en el mundo habrá más de 50,000 millones de cosas conectadas a la red.

El reto ahora es aprovechar esta información, con el impulso de profesiones como la de "científicos de datos" quienes son los que son capaces de "contar historias a través de los datos".

"Ahora no es un área que este muy desarrollada y necesita crecer pues se trata de un acercamiento no tradicional, lo cual es bueno", explicó Shepard.

Las empresas, gobiernos y sociedad también debe aprovechar la información y definir hacia donde quiere dirigirse, en un mundo dirigido por los datos y la analítica.

"Debo conocer en que me puede beneficiar y que necesito aprender. Los científicos de datos son cruciales pero no es el único desafío", agregó.

De esta forma, el experto augura una explosión en soluciones basadas en la conectividad de objetos, sensores y análisis de datos en industrias como el Retail con soluciones como iBeacon.

Esta tecnología que utiliza los teléfonos inteligentes iPhone junto con sensores, tecnologías de geolocalización y el registro electrónico del cuerpo de las personas que acuden a una tienda física para que, cuando ingresen a la versión online de ese comercio, sea el cliente quien "modela" la ropa, mejorando así los procesos del comercio electrónico y presencial para enfocarla a una experiencia de mayor personalización.

[email protected]