Los fabricantes de indumentaria deportiva alemanes Adidas y Puma van a interrumpir su publicidad en Facebook e Instagram en julio, sumándose así a la lista de marcas que han tomado una decisión similar en nombre de la lucha contra los discurso de odio en las redes sociales.

"El racismo, la discriminación y las declaraciones racistas no deben tener lugar ni en nuestra empresa ni en nuestra sociedad", declaró Adidas en un comunicado enviado este martes a la AFP.

Esta suspensión incluye también a su filial estadounidense Reebok.

Su rival Puma tomó la misma decisión porque "es esencial para nosotros que todos nuestros socios defiendan nuestros valores fundamentales y se opongan al discurso de odio", según un comunicado.

Cerca de 200 marcas, entre ellas Coca-Cola, Levis, Starbucks y Unilever decidieron boicotear a Facebook.

Organizaciones como la Liga Antidifamación y la asociación de defensa de los derechos de los afroestadounidenses NAACP, pidieron a los anunciantes boicotear a Facebook durante julio para presionarla a que regule mejor a los grupos que la utilizan para incitar al odio, el racismo o la violencia.

La mayor red social mundial lleva varias semanas sometida a una fuerte presión por parte de la sociedad civil, así como algunos de sus empleados, usuarios y clientes para ser más intransigente con los contenidos de odio.