La Comisión Federal de Competencia Económica, el regulador antimonopolios de México, impuso sanciones contra 7 bancos y 11 operadores financieros que se coludieron para manipular los precios de los valores de deuda gubernamental en el mercado secundario de intermediación. Para llevar a cabo la colusión, considerada como una conducta anticompetitiva definida como práctica monopólica absoluta, el personal de los bancos y los operadores sancionados intercambiaron mensajes (chats) utilizando las plataformas tecnológicas de comunicación que contratan los bancos como herramientas de trabajo. En conjunto, las sanciones representan un valor de 35 millones 75,000 pesos contra los responsables.