Las sociedades financieras de objeto múltiple no reguladas (sofomes ENR) que están en riesgo de perder su registro ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) han descuidado el cumplimiento ante la autoridad, pues no han previsto los tiempos de la ley para cumplir específicamente con la renovación de su dictamen técnico en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, coincidieron expertos.

Hace algunos días, la Condusef informó que había iniciado el proceso de cancelación de 77 sofomes ENR por no haber renovado, en los plazos y términos establecidos, el dictamen técnico que emite la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en materia antilavado.

De acuerdo con Dharanee Vázquez, directora de la consultoría en materia antilavado GMC 360, el dictamen técnico que emite la CNBV a las sofomes tiene una vigencia de tres años; sin embargo, estas entidades tienen que comenzar el proceso de su renovación 150 días antes de que venza dicho periodo, pero muchas entidades no toman en cuenta este lapso previo al vencimiento del tercer año.

“El trámite para la renovación del dictamen técnico se tiene que empezar 150 días antes de que venza el periodo de tres años, en ese periodo la sofom ya tiene que tener su renovación acreditada (...) Muchas entidades se confían y empiezan a hacer sus trámites con una semana antes de su vencimiento y, por ende, no pueden obtener la renovación”, explicó Vázquez.

Para Salvador Mejía, socio director de la consultoría Asimetrics, el cumplimiento de la renovación del dictamen técnico debe estar dentro de las prioridades de una sofom ENR, pues es básico para continuar con operaciones con dicha figura.

“A muchas sofomes no les interesa este tema. No quieren gastar en nada que tenga que ver con cumplimiento (...) El hecho de que una sofom no tenga su dictamen en materia antilavado es un error similar a que una empresa no presente su declaración anual de impuestos”, detalló Mejía.

Dharanee Vázquez añadió que una vez que una sofom ENR meta la solicitud para la renovación de su dictamen técnico, la CNBV tiene un plazo de 50 días para responder y emitir una opinión a la entidad interesada. En caso de que dicha opinión sea favorable, puede ir a solicitar su renovación de registro ante la Condusef.

La especialista explicó que el dictamen en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo emitido por la CNBV exige a estas entidades contar con un manual de cumplimiento de todas las obligaciones exigibles en la materia.

Asimismo, la directora de la consultoría de GMC 360 comentó que a una entidad le conviene continuar como una sofom ENR, si es que su intención es conseguir recursos de fondos, bancos de desarrollo u organismos internacionales, entre otros, con el fin de utilizarlos para otorgar financiamiento, pues estas entidades tienen prohibido captar recursos del público en general.

Con la promulgación de la reforma financiera en el 2014, se obligó a las sofomes ENR a obtener un dictamen técnico en materia antilavado emitido por la CNBV, el cual se hizo necesario para la renovación de su registro ante la Condusef.

Datos de la Condusef arrojan que desde julio del 2015 a mayo pasado ha cancelado el registro a más 1,344 sofomes ENR, la mayoría fue por no renovar su registro.

El sector de las sofomes ENR está compuesto por 1,652 entidades, con una cartera de crédito de 547,806 millones de pesos.