El sector de ahorro y crédito popular, que atiende a casi 7 millones de personas en el país, está en alerta por el rumbo que tomará el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), pues espera que esta entidad, dirigida por Rabindranath Salazar Solorio, no distraiga su labor de inclusión financiera al convertirse en el principal dispersor de recursos del gobierno federal.

En la actualidad, el banco de desarrollo vive un proceso de transformación para convertirse en el Banco del Bienestar, con el fin de ser el principal dispersor de recursos de los programas sociales. Sin embargo, como parte de su mandato, también debe de ver por fortalecer el sector de ahorro y crédito popular del país, compuesto por sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) y sociedades financieras populares (sofipos).

“Todavía no sabemos qué papel va a tener el Bansefi con las socaps, si seguirá con el mandato de fomento del sector de ahorro y crédito popular o qué... No sabemos mucho”, expresó recientemente César Zepeda Prado, vicepresidente del Consejo Superior del Cooperativismo de la República Mexicana.

Hace algunos días, cuando fue aprobado en el Legislativo el dictamen que contiene el proyecto de decreto que reforma la ley del Bansefi para convertirse a Banco del Bienestar, poco más de 12 personas fueron despedidas de esta entidad, mismas que estaban involucradas en el trabajo de la institución con el sector de ahorro y crédito popular, lo que generó inquietud en el mismo.

De acuerdo con fuentes dentro del banco de desarrollo, dicho recorte corresponde a la visión de austeridad de la actual administración federal encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Buscan llegar a 7,000 sucursales

Se pretende fortalecer el banco con más personal, además de incrementar el número de sucursales, para pasar de menos de 500 a más de 7,000. No obstante, dicha entidad ha disminuido su plantilla laboral.

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en un año, a enero, esta entidad ha pasado de 3,925 empleados a 3,345, una reducción de poco más de 14% anual.

Pese a esto, de acuerdo con Paola Malda Arozarena, directora adjunta de Inclusión Financiera de este banco de desarrollo, una de las intenciones de esta entidad en su nueva etapa es fortalecer su alianza con entidades de ahorro y crédito popular para llegar a zonas de difícil acceso.

“Uno de los objetivos del Banco del Bienestar será generar un desarrollo económico con equidad en el país. El gran reto e iniciativa de Hacienda es llegar hasta el último rincón, a todas esas zonas y comunidades que se encuentran en mayor estado de vulnerabilidad, exclusión, marginación y discriminación. Para ello las cooperativas tienen un papel fundamental, para que, junto con Bansefi, podamos tener una alianza estratégica y atender este objetivo”, acotó Malda Arozarena.

Hace unos días, ante representantes del sector de crédito popular y cooperativo, la funcionaria detalló que “una de las metas del banco será apoyar e impulsar el desarrollo del sector de crédito popular y cooperativo”.

Continuar con apoyo a la inclusión

Fuentes del sector de ahorro y crédito popular consultadas por este medio indicaron que más allá de los recortes que se han dado en el Bansefi, lo importante es que esta entidad continúe con su labor de inclusión financiera y su apoyo a entidades como las socaps o las sofipos.

“Bansefi se alejó un poco del sector de ahorro y crédito popular en los últimos años... No ha habido programas relevantes de impacto al sector. Estaremos viendo si se retoma dicha labor del organismo con el sector. Es importante seguir con temas de inclusión financiera”, comentó una fuente que pidió no ser nombrada.

A marzo pasado, el saldo de la cartera de crédito del banco otorgada a entidades de ahorro y crédito popular y sociedades financieras de objeto múltiple sumó 1,278 millones de pesos.

Esta entidad ha operado esquemas con el fin de fortalecer el sector de ahorro y crédito popular como el Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales, el cual apoyó la inclusión financiera de más de 1.3 millones de personas con recursos del Banco Mundial.

[email protected]